Los dos Gallagher lanzaron disco a finales de 2017: ¿quién fue el vencedor de la batalla?

Tanto Liam Gallagher como su hermano Noel lanzaron disco (por separado) a finales de 2017… Fue el punto culminante de una batalla que viene de largo. ¿Cuál de los dos la ganó?

 

Una patata y unas tijeras. Estos dos elementos tan normales y corrientes se convirtieron en los inesperados símbolos de la enésima refriega entre los hermanos Gallagher, hasta el punto de que llegaron a alcanzar incluso mayor fama que la guitarra que Liam lanzó a Noel durante la famosa pelea antes de su actuación en el festival Rock en Seine en el verano de 2009 y que desembocó en la inmediata separación de Oasis. Con todo, que un tubérculo y un utensilio doméstico tan cotidiano llegaran a esa categoría fue cuestión de muchos meses de tensión, cuyo punto de arranque se sitúa en mayo de 2016, cuando Liam publicó aquel mítico tuit llamando a Noel directamente ‘patata’. A partir de ese momento, resultaba imposible disociar su cara de la forma de dicha planta.

Lo que se desconocía en aquellos días es que ese no era el principio de la típica discusión gallagheriana, sino de una disputa de mayor calado: la del primer enfrentamiento discográfico entre ambos en igualdad de condiciones, con Liam desvirgándose artísticamente bajo su nombre propio tras finiquitar la irregular trayectoria de Beady Eye y Noel entregando el tercer álbum junto a sus High Flying Birds. Eso sí, nada presagiaba que llegarían a ese destino común, sobre todo al fijarse en las contradictorias palabras de Liam, que advertía que volvía al ring mientras descartaba tanto reunir a Oasis como empezar su aventura en solitario para no ser “un gilipollas” como su hermano.

Liam vs Noel Gallagher

Con el tiempo, se demostró que Liam, desmintiéndose a sí mismo, quería parecerse a su hermano (en todos los sentidos) y deseaba subirlo a ese ring al que hacía referencia para propinarle un buen puñetazo mediante su primer trabajo individual, “As You Were” (Warner, 2017). Los medios especializados británicos -especialmente NME-, habituados a alimentarse de carnaza sensacionalista, se frotaban las manos ante el juego que les iba a dar la contienda, más todavía al saber que Noel ya tenía terminado su nuevo LP, “Who Built The Moon?” (Sour Mash, 2017), y que existía la posibilidad de que ambos discos se publicasen en fechas muy próximas entre sí.

En Gran Bretaña, enseguida quisieron vender esta batalla como la versión fratricida de la legendaria Blur vs. Oasis, centrada en dos miembros de uno de esos bandos, lo que provocaba que se rizara el rizo de la cuestión. En tal caso, habría que bautizarla como ‘batalla de Burnage’ -aunque los Gallagher hace tiempo que viven alejados de su suburbio de origen, cómodamente instalados en el lujo y el glamour del estrellato-. EL nivel de morbo, además, se multiplicó cuando se confirmó que a “As You Were” -editado el 6 de octubre- y “Who Built The Moon?” -que vio la luz el 24 de noviembre- les separaría apenas un mes y medio.

Con Liam Gallagher metido de lleno en la presentación en vivo de su LP y autoproclamado salvador del rock and roll, Noel practicó un inesperado movimiento mediático dentro de la campaña promocional de su álbum que retumbó como un terremoto con epicentro en Londres: mientras interpretaba algunas de sus canciones en “Later… With Jools Holland”, una compañera de banda se dedicaba a tocar con precisión unas tijeras. Una estampa que se interpretó como una indirecta muy directa lanzada a su hermano, cuya pericia instrumental se reducía -según Noel– al simple manejo de la pandereta. ¿Por qué entonces no iba a poder subirse a un escenario una toca-tijeras? Esta retorcida idea pasó a ser el segundo gran emblema de este capítulo de la eterna guerra gallagheriana.

 

 

Pero, por mucho que Noel hubiera conseguido devolverle la patata caliente a su hermano, Liam había demostrado anteriormente que sus prestaciones compositivas habían mejorado en su camino hacia “As You Were”. El primer ejemplo de esa evolución fue “Wall Of Glass”, que exhibía la vena mitad beatleliana mitad stoniana de su sonido clasicote, prolongado en la lennoniana “Chinatown”, “For What It’s Worth” (típicamente Oasis) y la electrizante “Greedy Soul”. Con cada single compartido, Liam acortaba con sorprendente rapidez la distancia que siempre le había separado de Noel y empezaba a respirarle en el cogote.

 

 

Por su parte, con “Who Built The Moon?” en el horizonte, Noel se alejaba de la senda britpopera abriéndose al rock surfero en “Holy Mountain” -que tanto recordaba al “Ça Plane Pour Moi” de Plastic Bertrand como al “She Bangs” de Ricky Martin, analogía que se tornó en broma viral en Gran Bretaña-, a la electrónica en “Fort Knox” -en la que rebotaban ecos de “Go Let It Out”– y a la neopsicodelia en “It’s A Beautiful World”. Quedaba claro que, aunque tampoco pretendía innovar ni renovar su acostumbrado discurso, Noel Gallagher intentaba ampliar su paleta sonora y -en la medida de lo posible con la ayuda del productor David Holmes– evitar el encasillamiento en el pop guitarrero practicado en Oasis y después con los propios High Flying Birds.

Al final, “Who Built The Moon?” no rompió radicalmente ningún molde, pero Noel se quedó tan satisfecho con su resultado que no evitó dar rienda suelta a su bocaza. Por ejemplo, afirmó que su nuevo álbum podría acabar con ISIS y hacer callar a Donald Trump. Y, aprovechando la inercia, se vino arriba diciendo que metería al propio Trump y a Liam en dos coches sin conductor para que chocaran entre sí. Parecía que Noel quería revivir aquellos tiempos en los que escupir exabruptos contra Blur era una costumbre tan obligatoria como la de tomar el té a las 17:00. De hecho, tampoco se cortó un pelo para restar mérito al trabajo ‘en solitario’ de Liam por haber contado con un destacado grupo de compositores-productores junto a él.

 

 

Y, en cierto modo, razón no le faltaba a Noel, ya que en “As You Were” se nota el efecto de la intervención de Greg Kurstin (Beck, Foo Fighters), Andrew Wyatt (Miike Snow) y Dan Grech-Marguerat (The Vaccines, The Kooks), entre otros nombres que otorgaron coherencia y consistencia al disco. Es este un conjunto de canciones aprovechable y disfrutable -sobre todo para los amantes del brit-pop-rock- con el que Liam reivindica sus habilidades creativas y recupera la firmeza de su carismática voz perdida con Beady Eye apelando a la melodía certera (“Bold”), desnudando influencias (“Paper Crown” y “When I’m In Need” supuran The Beatles por todos sus poros) y jugando con inevitables parecidos razonables (“Universal Gleam” recuerda poderosamente a “Tender” de Blur).

 

 

En paralelo al conservadurismo rockero de su hermano, Noel repite en “Who Built The Moon?” modos de hacer y clichés, pese a que coquetea con géneros, en apariencia, ajenos a su habitual libro de estilo (como el new-wave de “She Taught Me How To Fly”, con estribillo infalible) y recupera el sonido americanizado (“Keep On Reaching”) que ya había cultivado en parte de sus dos anteriores entregas. Entre medias, mantiene intacto su olfato compositivo (“Black & White Sunshine”, “If Love Is The Law”) y vuelve a engañar al receptor con sus trampantojos (el inicio de “Be Careful What You Wish For” es calcado al de “Come Together” de The Beatles) hasta obtener el que quizá sea el mejor álbum de la etapa High Flying Birds.

Debido a la parafernalia montada a su alrededor, el enfrentamiento entre los Gallagher estaba destinado a que acabara de una sola manera: que “As You Were” y “Who Built The Moon?” alcanzaran el número 1 en las listas de Gran Bretaña, aunque Liam se llevó el gato al agua logrando una mayor cantidad de ventas. Por lo tanto, se le puede adjudicar la victoria por puntos. Aunque, colocados los dos LPs en una balanza, musicalmente hablando habría que establecer un empate técnico entre ambos. De hecho, si juntásemos las mejores canciones de cada uno, nos saldría el hipotético álbum de Oasis que debería haber sucedido a su epitafio discográfico, “Dig Out Your Soul” (Big Brother / Reprise, 2008).

Después de año y medio de disputa dialéctica y mediática, lo más lógico sería pensar que, enfrascados en las respectivas defensas de sus discos, Liam y Noel continuarían su lucha fratricida. Pero el espíritu de concordia de las recientemente acabadas Navidades permitió que se produjera el milagro de la reconciliación entre ambos. O, al menos, eso es lo que se desprendía de un tuit publicado por Liam para enviar una felicitación navideña a su hermano, cerrada con un elocuente “estamos bien otra vez”.

 

 

Parecía que Liam y Noel habían enterrado el hacha de guerra y la calma había llegado a casa Gallagher. Pero, ¿lo adivinan? La tregua se ha roto iniciado el 2018. Lanzada ya la patata virtual y enseñadas las tijeras provocadoras, nos resulta imposible saber qué será lo siguiente que se tiren a la cabeza… [Más información en la web de Liam Gallagher y en la de Noel Gallagher / Escucha “As You Were” en Apple Music y en Spotify // Escucha “Who Built The Moon” en Apple Music y en Spotify]

No Hay Más Artículos