Diez lecturas perfectas para febrero

Los cuentos de Sontag, detectives victorianas, el Cavafis más nocturno, Nibelungos, el caminante Antonio Muñoz Molina y mucho más entre nuestras lecturas recomendadas para febrero.

 

¡Cuidado, Que Te Asesinas!¡CUIDADO, QUE TE ASESINAS! (La Cúpula), de Lorenzo Montatore
LA EDITORIAL DICE: «Centramina sufre el bloqueo del escritor, el temita de la página en blanco, un asunto espantoso que sólo presenta un arreglo: bajarse a la noche. Con el invertebrado Optalidón como escudero, nuestra protagonista emprenderá un viaje psíquico en busca de la palabra cegadora. Juntos vivirán una lujuriosa aventura de barrio en la que se dejarán empapar por los caldos de la existencia y le plantarán cara al destino, que por su parte se presentará inoportuno o premeditado, puntual o diferido, benévolo o puede que infame. El diagnóstico, en cualquier caso, será siempre la vida misma. El bicarbonato para mitigarla, el presente inmediato. El ahora. El ya. Una movida considerable.»
NOSOTROS DECIMOS: Pero, a ver, alma de cántaro, ¿tú has leído la sinopsis de la editorial? Porque, leyéndola, está claro que “¡Cuidado, Que Te Asesinas!” no es un cómic para todo el mundo… Pero que los fans de este tipo de maravillas ya tienen cómic del año.

 

DeclaraciónDECLARACIÓN (Random House), de Susan Sontag
LA EDITORIAL DICE: «”Declaración” reúne la totalidad de la obra cuentística de Susan Sontag. Escrita a lo largo de casi tres décadas, la diversidad de estilos constituye uno de sus mayores atractivos: la alegoría, la parábola, el diario, el cuento autobiográfico, el documental o la escena teatral son algunas de las formas de las que la escritora se sirve para atrapar fragmentos de vida y dar respuesta a sus propios miedos y aflicciones, algo que no podía hacer en el ensayo. Al volumen de relatos “Yo, Etcétera“, publicado originalmente en 1978, se añaden hoy piezas posteriores, entre las que se cuentan joyas como “Peregrinación“»
NOSOTROS DECIMOS: Siempre (pero, oye, en serio, absolutamente siempre) hay que aprovechar cualquier excusa para leer a Susan Sontag… Y sus cuentos completos no nos parecen a una excusa: nos parecen un deber para cualquier lector con dos dedos de frente.

 

Detectives VictorianasDETECTIVES VICTORIANAS (Siruela), de VVAA
LA EDITORIAL DICE: «En los últimos años de la era victoriana, la opinión pública británica estaba fascinada -¡y preocupada!- por esa sospechosa figura conocida como la nueva mujer. Montaba en bicicleta, conducía esos peligrosos automóviles y no le gustaba en absoluto que le dijeran lo que tenía que hacer. También en la novela policíaca, estas mujeres rompían todas las reglas: en lugar de asistir a recepciones para tomar el té y conversar sobre las últimas tendencias de la moda, estas detectives pioneras preferían perseguir a un sospechoso bajo la espesa niebla de Londres, tomar ellas mismas las huellas dactilares a un cadáver o, incluso, cometer algún delito menor para así resolver un caso especialmente difícil.»
NOSOTROS DECIMOS: Mira, si es que nos creemos modernísimos y tal… Pero basta encontrarse con todos estos relatos escritos en la era victoriana para darse cuenta de que el feminismo empezó hace mucho tiempo.

 

El Cantar de los NibelungosEL CANTAR DE LOS NIBELUNGOS (Arpa), Anónimo
LA EDITORIAL DICE: «”El Cantar de los Nibelungos” es el más sombrío y trágico de los poemas épicos de Occidente. Herencia germánica y escandinava de una épica oral de los tiempos de las migraciones bárbaras, constituye una pieza central de la literatura universal, análoga al “Poema del Mio Cid” o al “Cantar de Roldán“. Su argumento, cuyas peripecias arrastraban ya más de siete siglos de antigüedad, funciona como una imparable máquina infernal de crimen y venganza hasta la total extinción de una raza, al modo de un sangriento film de gánsteres cuya acción se dilatase a lo largo de veinticinco años.»
NOSOTROS DECIMOS: Es febrero y hace un frío del carajo… ¿Qué mejor momento para usar la literatura como trampolín hacia un buen chutazo de épica pura y dura que te caliente un poco el cuerpo?

 

EnsayosENSAYOS (Capitán Swing), de E.B. White
LA EDITORIAL DICE: «E.B. White publicó su primer artículo en la para entonces recién fundada revista The New Yorker cuatro años después de graduarse en Artes por la Universidad de Cornell. En 1927 se unió a la plantilla de redactores. A lo largo de las siguientes seis décadas produjo una larga serie de ensayos y se convirtió en el más importante colaborador de la The New Yorker cuando esta era la más influyente revista literaria estadounidense. A través de sus publicaciones desarrolló las preocupaciones que acompañarían parte de su obra y su vida: el miedo a la guerra y a los fenómenos irracionales, el internacionalismo y el humor.»
NOSOTROS DECIMOS: Puede que esta recopilación de ensayos de E.B. White deprima a todos aquellos que piensen que el periodismo español nunca llegará al nivel del yanki… Pero, bueno, sea como sea, a este hombre hay que leerlo como si no hubiera un mañana.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend