Malrollero y badtasty. Es lo más suave que se puede decir de la versión definitiva (esta vez sí) del vídeo de “Monster” de Kanye West, con apariciones estelares de Ricky Ross, Jay-Z y Nicki Minaj. La gente, que es muy correcta, se ha echado rápidamente las manos a la cabeza y lo acusan de misógino y tal. Pero Kanye, que tiene mucho mundo, pasa del tema y sigue a lo suyo: no dejar que su “My Beautiful Dark Twisted Fantasy” caiga en el olvido del tiempo y promocionarlo mientras le queden ganas (ya podía dejarse caer un ratito por el Sónar, puesto que del Primavera Sound rien de rien). Como maniobra para este menester, West ha dado el beneplácito a una serie de tres camisetas basadas en el alucinante (y muy censurado) artwork de su último disco, realizado por el artista George Condo. Las camisetas se corresponden con la imagen de la cabeza coronada de West con un fondo negro; la cabeza atravesada por una espada -que sería la portada oficial después de que censuraran la anterior- y la bailarina del single “Runaway” (que está “having a toast for the scumbags”, you know). De momento se podrán comprar en Karmaloop. No es el primer merchandising oficial -y tan suculento- que se pone en la calle de “My Beautiful Dark Twisted Fantasy“: hace unos meses, West y Condo ponían la imaginería visual del disco al servicio de una colaboración con la marca M/M Paris para sacar una serie limitada de pañuelos que se podían comprar en la web de esta marca y en, guess what, Colette.

No Hay Más Artículos