naica-moodtape

Cuando una banda te lo pone tan fácil, hay que reconocer que mola… y no mola a la vez. Me explico: a la hora de darle forma a nuestras moodtapes, lo que hacemos es charlar con la banda en cuestión, intentar encontrar juntitos la temática anímica que vertebre la recopilación de canciones. En el caso de Naica, las coartadas anímicas para una moodtape podían ser más que diversas: que tienen nuevo disco titulado “Saturnalia” (Psilocybina, 2014), que sus canciones vuelven a llegar hasta nosotros como pastillas azules que nos dan la posibilidad de viajar hasta paisajes extraños de colores sosegados y emociones dulces, que la evolución con respecto a su anterior “Fish Taco” (Psilocybina, 2012) ha puesto el acento en evoluciones guitarreras de esas que encienden corazones y ponen alas a tu alma… Vamos, será por excusas. Lo que pasa es que, al final, los chicos de Naica han decidido arrebatarnos la palabra y explicar ellos mismo por dónde van los tiros de su moodtape. Pero que conste que nada de rencor y sí mucho de amor ante esta entrega a la hora de definir la temática anímica de su moodtape: nosotros estamos encantados de poder transcribir aquí unas palabras tan bonitas, evidentemente.

Pensamos y pensamos en Saturno, en lo caníbal, en los romanos y también en las brillantinas del pop y de las cosas que lucen y centellean como la palabra “Saturnalia“. Dimos alguna que otra vuelta, la deriva llevaba a la derrota, y hubo que poner orden. Recordamos a Paflovsky, Klibansky y Saxl, no sé porque también a Marcel Schwob y aceptamos hablar de la melancolía. Y el bajista, como es alto y con barba, dijo que él de eso no podía hablar, así que los demás nos pusimos al tajo y empezamos rebuscando cuando éramos niños y el verano se acababa, porque aquí en el norte la melancolía empieza cuando se va el sol y soplan los vientos de septiembre y cada cual acabó en cualquier parte. Pero Naica es un cadáver exquisito y cada uno buscó, encontró y dijo lo que le parecía. Pudieran haber sido otras y en otro orden, pero al final son estas. P.S. Esperamos haberlo hecho bien, la verdad es que escoger siempre es difícil, y además a nosotros nos flipa la música clásica…El adagietto de Mahler, Pergolesi y el Stabat Mater, el Requiem de Mozart, de Rossini, de Verdi, mil arias increíbles de Turandot, Tosca, Madamme Buterfly…. Ay, que bonita es la música. Dicen los que saben de letras que la melancolía es una Tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente que hace que quién la padece no encuentre gusto en nada, pero nosotros pensamos que la melancolía también es algo raro, ambiguo, templado y bonito.”

No Hay Más Artículos

Send this to a friend