Sí, ya sabemos que acabaste un poquito harto de Jungle y del sonido “Time”… Pero mucho ojito, porque la verdad es que los dos nuevos temazos de la banda molan lo más grande.

 

¿Qué pasó con Jungle? No, en serio, pregúntatelo. Porque su caso es, al final, muy ilustrativo de cómo funcionan a día de hoy las dinámicas dentro de la industria de la música… Sale un grupo, tiene un jitazo muy tremendo que parece que abre caminos hacia nuevos lugares, ese sonido es imitado por todo el mundo y, al final, el grupo perece aplastado por su propio hype cuando lanza el disco pertinente y todo el mundo se dedica a decir lo mismo: mola, pero ¿no es una repetición una y otra vez del mismo single?

Dicho de otra forma: si hacen algo diferente, les vamos a criticar porque no es lo que esperábamos; y, si hacen lo mismo, les vamos a criticar por repetirse. Difícil lo tienen este tipo de grupos. Y difícil lo tenían Jungle para borrarnos de la cabeza la percepción de que lo que vino después de “Time” fue un bluffarro tremendo… Pero, ¡ojo!, porque los británicos acaban de lanzar dos nuevas canciones y, la verdad, no sabemos si es que ya ha pasado el tiempo necesario desde “Time” o que son realmente maravillosas, pero hay que reconocer que enganchan. Cada una por un motivo diferente… Así que vamos a por ellas una a una.

 

 

Happy Man” es un feliz reencuentro con el sonido que ya conocemos del dúo formado por Josh Lloyd-Watson y Tom McFarland. El videoclip también es un reencuentro con toda la crew que aprendimos adorar en su debut “Jungle” (XL, 2014): un grupo de tipos y tipas a los que les sobra estilazo de puro urban street londinense. Pero centrémonos en lo importante, que no es otra cosa que la canción: “Happy Man” podría haber sido “Time” si “Time” no hubiera existido. Lo que ocurre es que hace tanto tiempo que dejamos aparcados a Jungle que suena a juguetón y sensual. Y tampoco lo vamos a negar: es la época del año ideal para que este tipo de canciones se te quede a vivir en la entrepierna.

 

 

Todo cambia, sin embargo, en “House in LA“. La referencia yanki en el título no es la única señal indicativa de cambio: la propia canción no tiene nada que ver con el patrón establecido por “Time“. Es, de hecho, algo así como si Air estuvieran produciendo el nuevo disco de Jungle, que todavía no tiene título ni fecha (estas dos canciones, para ser más concretos, se lanzarán próximamente a modo de single doble cara A). Y, sobre todo, “House in LA” es una maravilla en miniatura que hace pensar que Lloyd-Watson y McFarland por fin van a abrir las ventanas de su sonido y permitir que entre aire fresco.

Más informació en la web de Jungle. Jungle actuarán en el próximo Bilbao BBK Live 2018.

No Hay Más Artículos

Send this to a friend