Color negro, oversize absoluto, unisex, multiculturalidad y astrología… Estas son las coordenadas en las que se mueve el imaginario de Dystopia.

 

Algunos siguen mirando hacia otro lado y abogando por la eterna (y eternamente errónea) actitud de subestimar las tendencias que entran “por debajo”, a través de los más jóvenes, a través de ese corpus social fuera de la élite fashionista… Pero a poco que mires a la calle, habrás advertido dos cosas realmente incontestables: que el oversize y el negro son la tendencia máxima (eso que algunos han dado en llamar health goth y que estaría personalizado en los asistentes de Berghain) y que lo multi-étnico ha acabado por convertirse en algo estético que horrorizará a aquellos que sean incapaces de extrapolarlo de su significado icónico y religioso.

Me explico, porque sé que esto último necesita ser matizado: de un tiempo a esta parte, sorprende cómo artistas como Sŏmadamantina (por poner un ejemplo que nos queda cerca) han asimilado en su imaginario estético todo un conjunto de prendas (a veces más y a veces menos) vaciadas de su significado cultural y / o religioso. Es algo que sólo pueden hacer los más jóvenes, los valientes que asimilan lo que les atrae sin el peso de la historia que lleva detrás… Y si meto este rollazo aquí y ahora es porque todas estas disquisiciones me han venido a la cabeza al contemplar -y al gozar- la primera colección de Dystopia.

En Dystopia prima el unisex, lo oversize, el negro (es decir, la ausencia de color) como color primario y la multiculturalidad, lo étnico y la astrología como señas de identidad.

Es esta la firma creada en 2014 por Honeykill, artisa que lleva más de un lustro dándole caña a la ilustración y al graffiti y que el pasado año decidió plasmar sobre la ropa sus últimas vivencias. Después de viajar y vivir durante un largo tiempo en el sudest asiático, Honeykill encontró en Bali el lugar idóneo para fraguar su visión de la moda: unisex, oversize, con el negro (es decir, la ausencia de color) como color primario y con la multiculturalidad, lo étnico y la astrología como coordenadas básicas a la hora de invocar la musa de la creación. El resultado son silueta extirpadas de género y tallaje, ideales para cualquier persona sea cual sea su sexo y su tamaño: una democratización de la moda muy siglo 21 que no le da la espalda a la pasarela, sino que la redefine desde la propia calle. Y que, además, apuesta con ahínco por el slow fashion, con una producción de tirada corta realizada utilizando técnicas artesanas locales.

La primera colección de Dystopia (que, a su vez, pretende ser totalmente atemporal) está a punto de llegar a la calle: el próximo 12 de octubre se pondrá a la venta en la web de la firma… Pero, antes, del 8 al 10 de octubre se realizará una presentación en sociedad en la tienda Iguapop Gallery de Barcelona, donde se podrá realizar una precompra de la colección antes de que esta llegue a la online store. ¿A qué grupo perteneces: a los que miran la nuevo con recelo… o a los que se suman a esta tremenda tendencia encapsulada en la primera colección de Dystopia?

 

Suscríbete

Suscríbete a nuestra Fantastic Newsletter

By checking this box, you confirm that you have read and are agreeing to our terms of use regarding the storage of the data submitted through this form.