O Disaya a secas; porque, obviamente, ese apellido salió del infierno. O más concretamente, de Tailandia. Graduada en Saint Martins e interna de Galliano, empezó su periplo con Boudoir by Disaya el año 2005, una marca dedicada exclusivamente a la lencería. Pero no contenta a pesar del éxito que logró alcanzar, decidió lanzarse al ready to wear. Presentó su primera colección en 2007 y ya entonces le salieron más de 70 stockistas (aumentando en un 50% en los dos últimos años) porque, me atrevería a decir, Inglaterra necesitaba resarcirse del LuellaGate. Actualmente, se pueden encontrar sus piezas en más de 20 ciudades y tiendas online. El taller lo tiene en Tailandia, donde todo se confecciona con materiales traídos de Francia, Italia y España (!).

Visto en Agyness Deyn, Taylor Swift, Kelly Osbourne, Katy Perry o Amy Whinehouse (en la portada de “Back to Black“, precisamente), la propuesta de Disaya desarma el concepto de la moda a precio de oro. Porque, además de no poder encasillarse en ninguna tendencia, su trabajo es magnífico en los campos en los que trabaja: la ropa y las joyas. Sus joyas son de aire retro punk, pero no de ese aire del palo safety pin por 1000$ que se pueda poner Paris Hilton para ir de chunga, sino con un aire que no te hace sentir demasiado fuera de lugar. Y en su ropa puedes encontrar temáticas extraídas de estilos variopintos: desde el Baby Doll o el punk más divertido hasta el classy moderno. Como detalle, decir que la vuelta de los Smiley hace cosa de un año fueron obra suya. Y todo realizado con un gusto y una delicadez excelsa, propios de tradiciones más orientales que occidentales. Ideal para los novios que van a ser comparados con Casillas durante el próximo milenio. O Ideal, a secas… y porque lo valemos.

[Aitana V.]

Suscríbete

Suscríbete a nuestra Fantastic Newsletter

By checking this box, you confirm that you have read and are agreeing to our terms of use regarding the storage of the data submitted through this form.