Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, que Björk vuelve por todo lo altísimo, que Bat For Lashes están preparando disco (¿si, no?) y que ayer celebrábamos el Día Internacional de Kelis, desde aquí queremos proclamar que sí al mamarracherío,; y que vivan las plumas, los apliques de oro, el denim gastado, las cruces, el cuero y la madre que los parió. Porque ya todos sabréis que en FPM somos mucho de aparentar que somos pijos y que tenemos dinero, y que por eso nos gusta lo preppy y lo caro, pero en el fondo somos de familia obrera, de extrarradio (que no de suburbio, que ojalá) y también nos pone beber latas de cerveza a pie de calle -aunque nuestro aburguesado estilo de vida y la edad, que es muy mala, cada vez hacen que apetezca menos- , y rebuscar en tiendas de segunda mano donde el denim vintage se vende al peso.

Nuestra última obsesión proletaria y que explota nuestra vena universitaria y más juvenil viene de la mano de Bitching & Junkfood, una línea de ropa inglesa con sede en Hackney, que tiene todo lo apuntado más arriba: plumas, cruces, cuero y un puntillo mamarracho rockero DIY que la convierten en la marca perfecta para festivales y noches que van de siete (p.m) a siete (a.m). Sus creadoras son Kath y Marion, se inspiran en todo lo que se cuece en la blogosfera y, al mismo tiempo, este peculiar mundo virtual en el que todo va rapidísimo les ha servido para convertirse en la marca must de hipsters y modernos (no confundir unos con otros, que luego se enfadan). De hecho, no fue sino una mamarracha cool la que les ayudó a conseguir notoriedad: bastó que Betty se calzara sus ya celebérrimos Bitchy Shorts para que estos se convirtieran en objeto de culto. Los Bitchy Shorts son EL short de la vida: unos 501 deconstruídos de forma artesanal y que sus miles de usuarias juran y perjuran que su estudiado diseño hace que resalten lo que no hay, escondan lo que sobra y, lo más importante, eliminan del cuerpo femenino el riesgo del camel toe, algo que sufren nueve de cada diez usuarias de shorts de talle alto. El de cruces que popularizó Betty son el gran hit, pero ellas se sienten especialmente orgullosas de unos amarillos con smiley impreso en el culo.

Los shorts son los grandes protagonistas de su extenso lookbook, además de ser lo más claros representantes de su estilo rocker wannabe inspirado en las múltiples capas estéticas que cada año se dan cita en Coachella (donde hace su coolhunting anual). Pero el resto de su colección tampoco es nada desdeñable (y también está orientada al público hipster masculino): camisolas oversized con mensajes ultra nineties (gallifante de oro para el de “I hate myself and I want to die”, que es más noventero que las coderas de cuero), estampados étnicos, bisutería exótica y los reyes de la colección: los tocados de plumas incas, que desde aquí queremos introducir desde ya como complemento imprescindible para el Primavera Sound 2012, dentro y fuera de España.

Para este verano también han apostado a muerte por las camisetas y los looks de inspiración metalera que tanto lo petan últimamente entre la muchachada: águilas amenazantes, lobos que aúllan y mucho print gastado sobre fondo negro que aúna retrovicio con modernidad ultracool. Si las ve Mario Vaquerizo, se le hace el culete Pepsi-Cola .

La marca la confirman dos líneas diferenciadas: Remade, con la que reconstruyen piezas vintage y con la vista muy puesta en las últimas tendencias (la mayoría de sus prendas se pueden comprar, por ejemplo, en Urban Outfitters, para quién han hecho gran cantidad de colaboraciones); y Two Weeks, una que ellas definen como “más avant-garde”, que estrenaron en la pasada edición de la London Fashion Week, más orientada a concept stores y tiendas más selectas (uséase, más caras).

Si todavía no eres fan de Bitching & Junkfood con todo esto que os hemos relatado, sólo nos queda dirigiros a su tienda para que disfrutéis de su desvergonzado concepto del patchwork moderniqui, tan cargado de bitchyness que a nosotros sólo nos hace pensar: “Forever Young, I want to be Forever Youuunnnng…

[Estela Cebrián]

No Hay Más Artículos