"Missing U" de Robyn

Tras días y días de marear la perdiz, por fin podemos escuchar “Missing U” de Robyn y preguntarnos: ¿ha valido la pena esperar ocho años para esto?

 

Madre mía, cómo “la gusta” a la Robyn marear la perdiz… Que, oye, vale, ya sabemos que la vida de la sueca ha sido un poco dramática en los últimos años y que perder a un ser querido de una enfermedad fulminante siempre te deja fatal, pero perder a la persona con la que diste forma a tu último disco (y, por lo tanto, sentir que publicarlo y girar con él sería un infierno porque te recordaría siempre a él) es más dramático todavía. Aunque, bueno, lo cortés no quita lo valiente, y lo cierto es que Robyn siempre se tomó las cosas a su ritmo.

En este caso en concreto, “su ritmo” ha sido un silencio de ni más ni menos ocho años que por fin ha roto con “Missing U“, un nuevo tema con el que (repetimos) lleva mareando la perdiz desde hace una semana. Porque es que, cuando parecía que lo iba a lanzar el jueves pasado, lo que lanzó fue un mini documental (este que puedes ver aquí) en el que se escuchaba algo del tema, pero no todo al completo… Eso sí: el mini documental vino acompañado de un anuncio según el cual la verdadera “Missing U” saldría esta semana.

Pero los días han ido pasando y, finalmente, esta mañana parecía que sí, que era la buena, que era “la refinitiva”… Pero, de nuevo, no. Algo pasó y, de pronto, tras un ratito en el YouTube de Robyn, “Missing U” volvía a desparecer durante varias horas hasta que, finalmente, parece que ya está, que ya es definitivo que tenemos un nuevo single que pone fin a la sequía de ocho años de material nuevo de la sueca. Lo que, por otra parte, obliga a preguntar: ¿ha merecido la pena la espera? Pues, oye, mira, es que depende como lo mires.

Porque la canción (producida por Joseph Mount de Metronomy y por Klaus Ålund, colaborador habitual de la artista) es Robyn al mil por cien, con su subidón de puro synth y su vocecilla inconfundible hablando de corazones rotos y periferias. Pero también hay que reconocer que, aunque “Missing U” lo mola todo, no ni rupturista ni sorprendente ni un jitazo de esos que hacen que se te caigan las bragas y te cambien la vida, que es lo que esperábamos precisamente después de ocho años. Así que, no, nada justifica tanto tiempo de paréntesis. Pero eso no quita que vayamos a quemar “Missing U” hasta la saciedad, porque es que teníamos un monazo de Robyn que no era ni medio normal.

Más información en la web de Robyn.

 

Suscríbete

Suscríbete a nuestra Fantastic Newsletter

By checking this box, you confirm that you have read and are agreeing to our terms of use regarding the storage of the data submitted through this form.