fpapps-23

Un chat que tanto pueden utilizar empresas como colegas, un juegazo más de letras que de ciencias y una app para recordarte cumpleaños… Es nuestra nueva entrega de FPApps.

 

A riesgo de que esta entrega de nuestras FPApps se convierta en la menos vista de la historia de esta sección, ¡allá vamos! Porque lo tenemos comprobado: ¿queremos visitas? Pues sólo tenemos que destacar un juego chanante con muchos colorinchis, una aplicación de ligoteo (o su variante menos común de folleteo) o cualquier sofisticada herramienta para darle caña a la procrastinación pura y dura. Pero, ¿quién quiere ver aquí destacada una app pensada que directamente está dentro de la categoría de “Bussiness” en el iTunes Store, variante “Productividad“? A nadie. Somos conscientes. Pero a nosotros sí. Y, sinceramente, pensamos que Slack puede interesar absolutamente a todo el mundo más allá de su uso en un ámbito empresarial. Aun así, y para asegurarnos un mínimo de visitas, que sepáis que esta entrega de nuestras FPApps también incluye un juego muy vicioso y una aplicación para ayudarte a no quedar mal con tus seres queridos e incluso con tus meros conocidos. Ya sabes: de todo para todos.

 

slack1. SLACK. Cada vez más, dentro de determinadas empresas se hace necesario un canal de comunicación directo, rápido e incluso informal… La utilidad de Slack aquí está más que clara: lo primero que tienes que hacer es crear un grupo de trabajo y, a continuación, invitar a gente. A partir de ahí, esta app básicamente hace la función de chat entre los miembros del grupo de trabajo: puedes mantener conversaciones privadas con personas en concreto, pero también puedes crear chats colectivos totalmente abiertos (la aplicación ya viene con un chat #general de serie, y la verdad es que es un lugar delicioso para el desbarre) o salas de chat colectivo pero privado en el que el administrador decide quién participa y quién no. ¿Una mezcla entre WhatsApp e IRC (¡qué tiempos aquellos!)? Algo así. La cuestión es que si tienes una empresa, Slack es la app que quieres para toda tu gente. Pongamos nuestro propio ejemplo: muchos somos los colaboradores de Fantastic Plastic Mag, y con Slack hemos encontrado la manera perfecta de perder el tiempo hablando entre nosotros con charlas privadas o en grupos para discutir temas concretos. Podemos abrir salas para coordinar un especial que estemos montando, o dejar un chat abierto por completo para ir comentando los discos que más nos gustan y que vamos a reseñar. En nuestra sala de música hay unos colaboradores, y en la de cine otros. Así ad infinitum. Eso sí, volvemos a repetir: aplicado a empresa, Slack es la caña. Pero, ¿no se te han ocurrido mil formas de utilizarlo con tu grupo de amigazos?

lettro2. LETTRO CHALLENGES. Esto es una cuestión personal. Pura y dura. Pero tengo que admitir que, aunque entiendo que la gente esté toda loca con los juegos en los que compites contra rivales de verdad, contra gente que conoces (en mi familia hay verdaderas puñaladas por culpa del Apalabrados) o contra desconocidos con los que puedes ser menos políticamente correcto, yo soy más de los juegos de toda la vida, de puzzles y retos en los que tienes que superar a la máquina, a una inteligencia artificial, y no a un contrincante que esté al otro lado del teléfono (nunca mejor dicho). Precisamente por eso estoy tan enganchado a LETTRO Challenges: como dice su propio nombre, este juego se basa en todo un conjunto de retos (“challenges“) en los que tienes que superar a la máquina. Partes de un tablero sobre el que hay un número de letras y, a partir de ahí, el jugador y la máquina van alternando turnos en los que hilvanar palabras sobre el tablero. Las letras de tu palabra pasan a ser de tu color, y cada nuevo turno tiene que utilizar por lo menos una letra que todavía no haya sido conquistada por ninguno de los dos competidores. Evidentemente, gana el que al final tiene sobre el tablero la mayor cantidad de letras de su color. Y, evidentemente también, los tableros cada vez son más complicados e incluyen mayor cantidad de letras. Así, tan sencillo, tan adictivo.

happy-bday3. HAPPY B’DAY! Esta app surge de una necesidad concreta. En mi caso, llegó un punto en mi vida en el que empecé a sentirme francamente mal por el hecho de olvidarme de los cumpleaños de ciertas personas. Está claro que los aniversarios importantes (de mi pareja, mi familia, mis mejores amigos) me los sé prácticamente de memoria… Y, si no me acuerdo, tampoco hay ningún problema: ya se encargan ellos de recordármelo. El verdadero problema es esa gente a la que, de alguna forma u otra, también quieres pero de la que te cuesta horrores recordar sus fechas de nacimiento. Hablando en plata: esa gentuza que sí que se acuerda de tu cumpleaños y que, de pronto, entras en Facebook y ves que todo el mundo felicitó ¡hace un par de días! Así que lo dicho: ante semejante situación, se imponía hacer una búsqueda de aplicaciones que sirvieran para recordarte los cumpleaños de tus allegados. Y, tras una investigación en profundidad, por aquí nos quedamos con Happy B’Day! No porque sea “la mejor” (que también), sino porque es la que visualmente hace que nos sangren menos los ojos. ¿Necesitas que te digamos para qué sirve Happy B’Day!? Pues eso: para pillar los contactos de tu teléfono y de tu agenda de contactos y para enviarte notificaciones cada día con la gente que cumple años. A partir de ahí, tu decides si los felicita con un SMS, a través de Facebook o con tam-tam. Cada uno con su método preferido.

No Hay Más Artículos