Ya os dijimos cuando inauguramos esta sección hace quince días (lo que, por lo tanto, la convierte en una sección quincenal… por si a alguien no le quedó claro cuando lo dijimos en su momento) que en nuestras primeras entregas iba a haber bastante “aplicación obligada“. No es nuestra culpa: está claro que la oferta de aplicaciones para iPhone es una verdadera locura, pero también es cierto que hay algunas que son de adquisición obligada para cualquiera que se haga con uno de estos aparatejos. Sin embargo, preparáos para las sorpresas, porque incluso en la sección de “se veía venir” de esta segunda entrega dedicada íntegramente a nuestro Top 3 de juegos imprescindibles hay alguna que otra sorpresa…

1. WORLD OF GOO. Ha sido uno de los juegos más esperados para iPhone. Pero “World of Goo” (2,39 €) no es un juego para cualquiera, porque pone a prueba la habilidad y el ingenio del más pintado. Y lo hace a base de puzzles que parecen bien simplones pero que pueden provocar algún que otro dolor de cabeza. Las pequeñas bolitas de brea protagonistas, los Goos, tienen que escapar por cualquier tubería que se les ponga a tiro, y tu misión es construir con ellas estructuras que las conduzcan a la cañería por la que deben ser aspiradas en cada pantalla. Con un diseño encantador a medio camino entre el cómic y el gótico animado, una física divertida con la que nunca te cansas de experimentar y una jugabilidad muy práctica (aunque recomendamos más la versión de iPad, ya que los Goos se desplazan por la pantalla tactilmente y si tienes manazas en ocasiones no es fácil atinar), “World of Goo” ha trasladado a iPhone el exitazo que cosechó primero en PC y luego en Wii. Te sacará de tus casillas más de una vez…¡pero es tan mono!

2. TINY WINGS. Por un momento, podía parecer que “Tiny Wings” (0,79 €) intentaba aprovechar el tirón de “Angry Birds”. Ya sabes: el muñequito protagonista es un pajarillo, la mecánica del juego se basa por completo en el uso inteligente de la física de los cuerpos… Pero, por suerte, resulta que el concepto de este juego está lejos de las aves cabreadas. Por el contrario, “Tiny Wings” apuesta por esa jugabilidad perfecta para partidas a ráfagas pequeñitas: su funcionamiento (en el que tienes que ayudar a que un pájaro de alas diminutas consiga avanzar a través de un mapeado ayudándole a utilizar la fuerza de su cuerpo para impulsarse en cada nuevo “valle”) es perfecto para un viaje en metro pero también se adapta perfectamente a una hora muerta en la sala de espera del dentista (si te aguanta la batería, claro). El diseño en general es ultra-cute, con un abuso delicioso de los tonos pastel y con una omnipresencia del adorable pajarillo protagonista. Y lo mejor de todo es que, incluso en sus partidas cortas, incentiva la repetición una y otra vez gracias a un inteligente sistema de logros.

3. ANGRY BIRDS. Y aquí llega el juego que todos conocemos. Pero cabe preguntarse… ¿cómo es que el magnánimo “Angry Birds” (0,79 €) está en tercera y última posición y no coronando este Top 3 de nuestro especial de juegos para iPhone? La respuesta es simple: nadie va a negar que los pájaros cabreados enganchan a base de bien con su mecánica de derribo de estructuras arquitectónicas y con su jugabilidad a prueba de bombas (con esa excepcional curva de aprendizaje en la que vas haciéndote a cada nuevo tipo de pájaro y vas intuyendo cómo utilizarlos con sabiduría), que su diseño es excepcionalmente adorable a la par que cachondo y que los 0,79 euros que vale son de los mejores amortizados que se pueden encontrar en el iTunes Store. Pero también es verdad que el juego está aprovechando sus quince minutos de fama con una táctica de sobrexposición que roza lo cansino: múltiples extensiones (más o menos justificadas), canciones, peluches, fundas… ¿Hasta cuándo durará la fiebre de adorabilidad de “Angry Birds“?

No Hay Más Artículos