brunetto

Más de cinco años han pasado desde el lanzamiento de “B+“, el anterior álbum de Brunetto… Y la verdad es que en cinco años pueden ocurrir (y ocurren) muchas cosas. Demasiadas. Como suele decirse por ahí: toda una vida cabe en cinco años. Aun así, tampoco vamos a ponernos ahora a divagar sobre qué habrá pasado en la vida de Bruno Garca porque, al fin y al cabo, de estas cosas no se habla en público: estas cosas se han de sentir en la música. A las puertas de su nuevo disco “Sheroine” (Irregular, 2014), los dos temas que ya hemos podido escuchar (“Evergreen” y “Kidult“) dan pistas de una maduración artística, de un proceso de aperturismo mental que ha enriquecido aquella electrónica post-hip-hop que practicaba Brunetto y que la ha llevado hasta nuevos terrenos de synth y de 80s, hacia paisajes cósmicos y cinemáticos preñados, al fin y al cabo, de dos factores que parecen interesarle especialmente a Garca: lo femenino y lo superheróico. No en vano, “Sheroine” viene a ser el mestizaje de “she“, “hero” y “heroine“: un nuevo término que tiene mucho de vicioso, pero también de fascinación por la ficción multicolor. Sumemos dos más dos: “Kidult” también es un mix entre “kid” y “adult“, un oxímoron de lo más delicioso. ¿Se va a poner mestizo Brunetto? ¿Qué ha pasado con su vida que le ha dado por los híbridos?

La respuesta se encuentra bien escondidita dentro de “Sheroine” y te va a corresponder a ti mismo encontrarla. Para ello, como siempre ocurre con la música de Bruno, tendrás que estar dispuesto a embarrarte hasta las rodillas y a rebozarte en los refrescantes lodos emocionales y sensoriales que propone. Mientras tanto, y para ir abriendo boca, aquí te dejamos las respuestas de Brunetto a nuestro habitual Fast Date.

 

1. Esto es una cita rápida: descríbete en tres palabras. Práctico-impulsivo-creativo

2. Describe también tu música en tres palabras. Ecléctica, ‘chiaroscura’, atemporal. Añado una cita del gran Robert Schumann: “La música es ese lenguaje que me permite comunicarme con el más allá”.

3. Si pudieras obligar al mundo entero a que escuchase un disco en concreto, ese sería… Indudablemente la B.S.O. que The Dust Brothers hicieron para “Fight Club”. Imprescindible, grandes idas de olla con los beats y los estados de ánimo.

4. ¿Último disco que compraste y que, además, te emocionó? Volví a pillarme el “What Sound” de Lamb. Lo tengo en Sevilla, pero lo necesitaba tener cerca de nuevo, tocar, oír… Lo pillé rebajado. Muy rebajado.

5. ¿El disco que esperas con más ganas para los próximos meses? Ya lo tenemos aquí, sin duda el regreso de mi primera novia virtual, mi amor platónico, la musa de mis carpetas en el Insti: Neneh Cherry y su “Blank Project”.

6. ¿Qué música llevas siempre que viajas en coche?Yo no tener coche’, pero sí que me gusta ir enchufado a los cascos cuando vuelo. En ese caso me hago mis propias recopilaciones. Normalmente, todo cosas nuevas. Mucha electrónica.

7. Hay un disco de tu mayor ídolo que no te gusta nada pero que siempre defiendes por lealtad. Y ese disco es… Nunca tuve un gran ídolo, fiel a mis principios “muestro respeto” por mucho/as. En todo caso, “Delta Machine”, el último de Depeche Mode, que no me transmitió mucho. Un desliz lo tiene cualquiera, hasta el detective Martin Hart. ¡Oh, perdón! En este caso, ‘o-varios’.

8. ¿La red social que no entiendes y en la que nunca te crearías un perfil? Ni en pintura Tuenti.

9. El primer póster que pegaste en la pared de tu habitación era de… Un póster futbolero de adidas de un Alemania-Italia, Mundial de 1982. Por aquel entonces yo era de los dos.

10. ¿En qué festival o concierto te avergüenzas de no haber estado como espectador? En cualquiera para menos de 200 personas de Nina Simone.

11. La cosa más rara que te ha pasado en un concierto (tuyo)… Te cuento dos. Una pinchando y otra antes de tocar en directo. La primera fue en una sala donde en la cabina de dj tuvieron que traerme una caja de Fanta de Naranja donde subirme: no llegaba a los platos. Aquello era para un Tachenko, por lo menos. Y la otra fue una vez que yendo a actuar a las Colombinas de Huelva con mi ex banda Bockors, cuando perdí la voz por el camino. Paramos en un pueblo para comprar huevos (por las claras) y pictolines. Acabé intoxicado.

12. ¿Una canción, película o libro inconfesable? Muy fan de la novela “Orzowei”, de Alberto Manzi.

13. ¿Serie de TV favorita? Si me obligáis a decir solamente una, “Breaking Bad”. Por sus personajes, sus temporadas sin desperdicio y por cómo se cerró. Maestría pura.

14. ¿Con qué personaje de ficción te lo montarías? Qué manía con sólo decir un nombre. Esta vez me lo salto… Me lo montaría al mismo tiempo con Rebecca Bowman (de “Banshee“) y Daenerys Targaryen (ya sabemos, de dónde juegan a sentarse en los tronos).

15. ¿A qué celebridad muerta habría que resucitar? A Freddy Mercury.

16. ¿A qué personaje real (que no sea tu pareja) elegirías cuando se acabara el mundo para acabar solos y mejorar la especie (o no)? Otros dos. Jajaja… Tracy Spiridakos para los días pares, Scarlett Johansson para los impares.

17. Algo que no puede faltar nunca en tu casa… Chucherías, chocolate, mi novia, luz, calcetines por el suelo y garrafas de agua mineral.

18. Algo que nunca entraría en tu casa… Por tamaño, Godzilla o un troll de dos metros y medio. Si nos ponemos serios, cocaína o un carretero fumando lo que sea.

19. Sientes un flechazo inmediato ante las personas que… se muestran tal y como son verdaderamente. Honradez sobre todo. Si estas son además simpáticas, tienen palique, tiene gustos musicales (o de cine, deportes…) similares a los míos, habilidades para algo en lo que yo soy un matao, aman los animales, leen más que yo y no fuman… Flechazo. Tampoco pido tanto, ¿no?

20. Lo primero que preguntarías en una Fast Date sería… ¿Qué eres más de tu padre o de tu madre? ¿Por qué?

No Hay Más Artículos

Send this to a friend