El revival ochentoso que Summer Camp iniciaron con su álbum “Welcome to Condale” (Moshi Moshi, 2011) parece no tener fin. Su último ataque a la década prodigiosa es el videoclip del temazo “Losing my Mind“, en el que recurren a aquellas horripilantes sesiones de fotos con mucho glow y mucha pose para retratar la divertida relación de una pareja que se odia pero que sigue junta (algo que queda totalmente justificado por la narrativa de aquel disco que, por si alguien no se enteró, era casi casi el guión de una película de John Hughes). Los modelazos son impagables: la cuarentona sexy, los flipados imitadores de Boy George y Axl Rose, la gótica (que, por otra parte, podría pasar por una fan del witch house), la pareja protagonista con esos jerseys rojos de cuello alto… Un no parar de nostalgia entendida desde el humor más sano. Y un no parar que podremos catar en directo, como ya comentamos en su momento, durante la gira de presentación de SOS 4.8.

No Hay Más Artículos