Es difícil determinar si ciertas decisiones van a favor o en contra de las carreras de quienes las toman. En el caso del lanzamiento de este vídeo de “Brick by Brick“, lo cierto es que parece que no sea la mejor forma de “excitar” al personal con la posibilidad del regreso de Arctic Monkeys en un futuro próximo… La canción es justita, justita: empieza como un descarte de Franz Ferdinand y acaba como si The Beatles hubieran sido alguna vez anodinos (que no). Y el clip tiene una calidad de imagen impresionante si consideramos que esto no pasa de un aperitivo sin pies ni cabeza: una tipa pone un disco, el disco da vueltas, suena, la banda está en la playa, la banda está en un local, la cámara se vuelve loca. End of the story. No, así casi que no tenemos ganas de que Arctic Monkeys lancen nuevo álbum.

No Hay Más Artículos