Como ya dijimos con anterioridad (por si os perdisteis los anteriores anuncios, podéis recapitularlos aquí y aquí), no sabemos si es porque estábamos alicaídos con el caso Gijón o porque nos quedamos fascinados con el juego de prestidigitación que supone hacer visible lo invisible… Sea por lo que sea, estamos totalmente rendidos ante el Festival Internacional de Cinema D’Autor de Barcelona (que se celebrará del 27 de abril al 6 de mayo en la Ciudad Condal). Y cada vez más. Su línea programática, sin embargo, queda lejos de lo difuso de la “magia”: aquí hay hechos tangibles y rotundos. Tan tangibles y rotundos como una programación cinematográfica que, curiosamente, no pretende una acomodaticia ratificación del concepto de autor sino, sobre todo, un buscarle las cosquillas a un término mutante que en los últimos tiempos da sus mejores frutos fuera de las fronteras que creíamos totalmente instauradas durante los 60. Esta intencionalidad queda más que clara en esa retrospectiva a Claire Denis que ya conocíamos (pero que ahora se amplía en placer al saber que tendremos a la mismísima directora en Barcelona para reforzar las proyecciones) y en una clausura con “Professor Lazhar” (en la foto) de Philippe Falardeau, otro espectro que nunca ha conseguido materializarse en las pantallas españolas por mucho que obras suyas como “Congorama” o “C’est pas moi, je le jure!” hayan dado más que hablar fuera de nuestras fronteras.

No sólo eso, sino que la ristra de películas anunciadas para cerrar un montante total de 50 cintas viene a coronar esa nada complaciente visión del “autor” como género. La sección principal, Direccions, viene a redondearse con grandes nombres como los de Werner Herzog (de quien se proyectará la esperada “Into The Abyss“, documental ambicionado por su autor desde los inicios de su carrera y en el que retrata la existencia de dos condenados por homicidios múltiples en Texas), Nuri Bilge Ceylan (otro gran ignorado al que se pagará justicia con la proyección de su último drama policíaco: “Once Upon in Anatolia“), Terence Davies (clasicazo de producción a cuentagotas que presentará “The Deep Blue Sea“: amor fou retro en estado puro), Christophe Honoré (heredero del Godard más pop que nos embaucará con “Les Bien-Aimés“), Denis Côté (que ya ha sorprendido en otros festivales con su contemplativa “Bestiaire“) y Karim Aïnouz (“O Abismo Prateado“, una exaltación poética de las constantes vitales del ultimísimo cine brasileño).

Otra sección destinada a acaparar miradas es precisamente Talents, que hace honor a su nombre capturando esa materia tan escurridiza que es el talento de los nuevos valores. Hasta ahora ya se conocían dos películas de esta sección (“Bullhead” y “El Estudiante“), pero ahora ya se puede a masticar el filetón de suprema calidad propuesto por el D’Autor con cintas como “Weekend” (en la foto; con la que Andrew Haigh dejó más que buen sabor en Sundance con su aproximación delicada pero realista a la homosexualidad más urbanita), “Snowtown” (que le valió a Justin Kurzel muchas atenciones en Cannes gracias a su aproximación al final de la inocencia a través de la violencia), “Iceberg” (nuevo ascenso en la escalera de la autoría más inquieta por parte de Gabriel Velázquez), “Loverboy” (donde Catalin Mitulescu sirve una visión visceral de los chicos que trabajan para mafias enamorando a chicas para prostituirlas), “Romance Joe” (con la que Lee Kwang-kuk se quitará de encima la etiqueta de ser el segundo de abordo de Hong Sang-soo), “Breathing” (historia incómodo de inserción en el mundo adulto de la mano de Karl Markoviks), “Donoma” (que viene acompañada del subidón de saber que su director, Djinn Carrénard, consiguió realizarla por tan sólo 150 euros), “L” (ya se dice por ahí que la cinta de Babis Makridis es el epítome de ese nuevo cine griego que analiza el comportamiento humano a partir del humor más cínico), “Los Viejos” (ración de antinarratividad poética puesta en bandeja por Martin Boulocq) y “Sette Opere di Misericordia” (opera prima de los nuevos hermanísimos preferidos por el cine indie: Gianluca y Massimiliano De Serio).

Y siguen los juegos de manos… A “Amanecidos” y “Buenas Noches, España“, que ya se habían anunciado para la sección Absolut Risc (dedicada a las propuestas capaces de sostenerle la mirada al riesgo absoluto en forma y fondo… y que esperamos que sea la gran favorita de futuras ediciones del D’Autor), hay que sumar ahora “Diamond Flash” (Carlos Vermut), “El Alma de las Moscas” (Jonathan Cenzual), “Ensayo Final para Utopía” (Andrés Duque) y “Self Made” (Gillian Wearing). Mientras tanto, la sección Autoria Catalana captura las inquietudes de la escena fílmica de Catalunya a través de cine films: “El Senyor Ha Fet En Mí Meravelles” (del siempre interesante Albert Serra), “Open 24h” (con la que Carles Torras demuestras que sigue creciendo cada vez más), “Puzzled Love” (film de diferentes autores que muestran el transcurrir de un amor de juventud a lo largo de los meses), “Orson West” (en la que Fran Ruvira juega al cine dentro del cine) y “Radiacions” (con la que Judith Colell investiga los orígenes de la actual crisis). Sumemos a esto dos sesiones especiales centradas en “Paradigm” (donde Carles Congost demuestra que su video-arte cada vez tiene más de cinematográfico) y “Stopped on Track” (con la que Andreas Dresen consigue transformar una historia de muerte en una alegoría de la vida)… y obtendremos una segunda edición del D’Autor que no nos sabe asegunda edición, sino a festival totalmente consolidado.

No Hay Más Artículos