Estos son los 5 discos nacionales que te van a alegrar el verano

"Kwalia" de BFlecha

BFlecha podría haberse dado al latineo y al trap… Pero, no, esta mujer es una visionaria y prefiere hacer las cosas bien. Tan bien como su nuevo disco “Kwalia”.

 

KWALIA / BFlecha. Hace unos años, “ßeta” (Arkestra, 2013) resultó ser un álbum visionario y avanzado a su momento: era demasiado pronto para que las masas que ahora dicen que son aficionadas al trap (sic) lo abrazaran mínimamente (aunque de trap tenía bien poco, pero, mirad, yoquesé, era cercano a ese sonido que luego lo ha petado como si no hubiera un mañana, ¿no? ¡Y sin necesidad de caer en la trampa del jodido latineo!). Con esto quiero decir que, probablemente, si “ßeta” hubiera aparecido en el 2016, fijo que hubiera desatado una euforia desmedida más allá del público nicho que suele ser la gente como tú y como yo.

Dicho lo dicho, lo más natural sería pensar que, mirando en perspectiva su anterior trabajo, la BFlecha del año 2017 bien podría haber dicho: oye, que ya, que lo voy a petar, que voy a hacer trap porque el trap es la cosa más ramplona del mundo y yo, acostumbrada a la complejidad y la sutilidad en mi musicón, pues como que esto del trap me lo meriendo en un plis. Pero no. Belén Vidal tiene más clase y más sensatez que todo eso, así que la continuación de “ßeta“, en vez de jugar a la simplificación, más bien apuesta por la expansión y la complejidad de discurso.

Al fin y al cabo, ya lo he dicho más arriba: si quieres facturar un hit en el 2017, métele latineo para que las niñatas blancas bailen con la ilusión de que están haciendo twerking cuando en verdad les faltan tres veces el volumen de culo para poder hacerlo debidamente. “Kwalia” (Arkestra, 2017), además de huir del ese latineo que nos puto cansa la cabeza desde hace años, abre sus horizontes para invitarnos a un viaje hacia otros paisajes del mundo. Y, ojo, que si no caemos en la trampa de la simplicidad tampoco tenemos que caer en la de la complejidad usual en los locos de la electrónica paisajística. Ya tú sabes: sonidos de ciudades lejanas, texturas musicales robadas en países exóticos… Bla. Bla. Bla.

Ni mucho menos: “Kwalia“, como buen hijo de su madre, construye la belleza a base de detalles. Detalles musicales que, en este caso concreto, se suman al armazón musical habitual de BFlecha (es decir: future beats, nu-r&b, hip-hop) para enriquecerlo y transformarlo en algo totalmente nuevo a la par que profundamente reconocible. Está claro que las coordenadas principales de “Kwalia” son las orientales, plasmadas aquí a través de unas pequeñas notas cristalinas aquí, unos sonidos de instrumento de bambú allá o unos sintetizadores que de repente se preñan de espiritualidad más allá.

Contra el latineo, exotismo. Contra la simplicidad, complejidad. Contra el exhibicionismo, sutilidad… BFlecha ha vuelto a avanzarse a su tiempo con “Kwalia“, disco que seguro que vuelve a marcar el ritmo que muchos otros seguirán en los próximos años. Si no me creéis, tiempo al tiempo. ¿Quedamos de aquí a dos años para revisar lo que acabo de decir?

Más información en la web de BFlecha. Escucha “Kwaliaen Apple Music y en Spotify.

 

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend