"Pure Comedy" de Father John Misty

Puede que “Pure Comedy” no sea un disco tan accesible como el resto de Father John Misty… ¿Significa eso que hemos perdido al artista? Todo lo contrario. Deja que te expliquemos por qué.

 

PURE COMEDY / Father John Misty. ¿Es aquí donde perdemos a Father John Misty? Recapitulemos… Cuando Josh Tillman apareció en el panorama musical, no tardó en ser encumbrado como una especie de coda en clave (auto)irónica del rollito folkie leñador. Y es que el hombre no solo venía de tocar en Fleet Foxes, sino que además tenía la barba adecuada y la actitud adecuada. También el disco adecuado: “Fear Fun” (SubPop, 2012) cogía aquel folk que se había quedado un poco (bastante) demodé y practicaba con él una terapia de electroshock por la vía de un crooning que ni él mismo se tomaba en serio. Fórmula para el éxito.

Entonces llegó “I Love You, Honeybear” (SubPop, 2015) y demostró que Father John Misty nunca había querido ser folkie. Para nada. Lo que él quería (y sigue queriendo) es derribar clichés, abrirles las entrañas y sacarles desde dentro algo nuevo, excitante y desafiante. El segundo disco de Tillman atacó al romance y al concepto actual de masculinidad, y lo hizo tal forma que percibías a la vez la chanza y el respeto por el material sensible que estaba tratando: las canciones de “I Love You, Honeybear” podían reírse del crooning romanticón, pero a la vez practicaban ese mismo género a un nivel de excelencia desarmante.

Y, así, llegamos a “Pure Comedy” (SubPop, 2017), el disco del que Josh Tillman no se ha cansado de repetir que no contiene absolutamente nada de romanticismo. Entonces, ¿qué contiene? Lo único que deberían contener todos los discos en el año 2017: una reflexión sobre el jodido panorama social, político y económico que nos ha tocado vivir. Las letras de Father John Misty siempre habían sido un lienzo sobre el que pintar contrastes de los que naciera la reflexión… Ahora, sin embargo, la reflexión está ahí, pintada directamente con colores poderosos y formas rotundas. Y esto, al fin y al cabo, es una puñetera maravilla si entiendes las letras, si te tomas el tiempo para escucharlas (de verdad), asimilarlas, aprehenderlas, reflexionarlas. Si, al fin y al cabo, haces algo que no está para nada de moda: dedicarle 75 minutazos a un disco y solo a ese disco. Algo que, para qué lo vamos a negar, poca gente va a hacer fuera de EEUU y de los países de habla anglosajona.

Así que repito: ¿es aquí donde perdemos a Father John Misty? ¡Para nada! Aquí lo perderán aquellos que se quedaron con la idea de que Tillman era un cachondo en su actitud y un sibarita en sus composiciones. Lo sigue siendo. Pero también, como he dicho más arriba, es un hombre destinado a reventar clichés y, tras reventar al folkie y al crooner romántico, en “Pure Comedy” ataca directamente al cliché de icono cultural pop (que es precisamente en lo que se ha convertido este hombre) sin voz ni voto, ese tipo de estrella insulsa con canciones que se dedican a esquivar balas hacer como si nada. Tillman quiere ser un icono cultural pop, pero en sus propios términos: subvirtiendo todo lo que hace un icono cultural pop y dejándose perforar por los proyectiles para, a continuación, enseñar la sangre.

Este es el Father John Misty de “Pure Comedy“. Probablemente, el Father John Misty de su próximo disco sea otro presonaje completamente diferente. Así que, si no eres capaz de conectar con este álbum, tranquilo, en el próximo seguro que te reconquista.

Más información en la web de Father John Misty. Escucha “Pure Comedyen Apple Music y en Spotify.

 

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend