2011 fue un año de contrastes para Nudozurdo: en el lado positivo, publicaron “Tara Motor Hembra” (Everlasting / Pop Stock!, 2011), un disco apabullante y descarnado, el mejor de su carrera (situado en el tercer escalón del podio de nuestra particular lista de los LPs nacionales más destacados de la temporada pasada); en el negativo, se vieron obligados a suspender el núcleo de la gira correspondiente a ese álbum debido a la enfermedad de uno de sus miembros. Pero el tiempo volvería a poner a la banda madrileña en su justo lugar (es decir, de nuevo en la cumbre de la escena alternativa patria) cuando vio la luz, hace unos meses, el EP “Ultrapresión” (Everlasting, 2012), una continuación no tan lógica de “Tara Motor Hembra” (estilísticamente se aproxima en mayor medida a “Sintética” -Everlasting, 2008-) pero igualmente absorbente y poderosa.

Gracias a la publicación de ese mini-álbum, Nudozurdo retomaron su agenda de directos durante el último verano actuando en varias salas y festivales a lo largo de la geografía española tanto en formato banda como con Leo Mateos (su voz y guitarra) a solas. Una fórmula que se mantuvo llegado el otoño y que se prolongará con más fechas con el combo al completo (después de haber sobresalido su intervención en el reciente festival Deleste celebrado en Valencia): en octubre, el 26 en Avilés (Centro Niemeyer), el 27 en San Sebastián (Le Bukowski) y el 31 en Toledo (Sala Pícaro); en noviembre, el 9 en Santiago de Compostela (Sala Moon), el 10 en Vigo (Mondo Club) -con Aries como telonera de lujo en las dos citas gallegas- y el 17 en Madrid (Sala Costello) -donde ejecutarán un show especial íntegramente en acústico-. Así como sucedía en “Tara Motor Hembra”, en esta serie de conciertos se esperan grandes cantidades de electricidad, emoción e intensidad. Prometido.

No Hay Más Artículos