¿Por qué la gente se ha tomado tan mal que exista este boomerang de Chanel?

Chanel vende un boomerang por el módico precio de 1.325$ y la gente se vuelve muy loca… Pero la pregunta es: ¿por qué exactamente?

 

Ya lo hemos dicho en alguna que otra ocasión, pero lo repetimos: ha llegado un punto en el que cualquier cosa que hagas a día de hoy es susceptible de ofender a un elevado porcentaje de la población. ¿Opinar de política? Alto riesgo. ¿Hablar de actualidad? Mejor olvídalo. ¿Respirar? Pues juraríamos que incluso eso puede ser tomado como una ofensa por los defensores del aire libre… Y, aun así, pese a que somos muy conscientes de todo este tinglado, también tenemos que reconocer que hay ocasiones en las que la ofensa tiene más justificación que otras. Ocasiones como la que nos ocupa.

Y es que la gente se ha vuelto un poco loca al enterarse de que Chanel está vendiendo un boomerang por el módico precio de 1.325$. Por qué se ofende la gente ahora cuando el boomerang se puso a la venta por vez primera en el año 2017 es algo que ignoramos… Será que ahora se ha destapado el pastel. Lo que sí que sabemos es que la firma, en su línea habitual de elegancia aséptica al tratar este tipo de menesteres, ha declarado lo siguiente: “Chanel está extremadamente comprometida con el respeto a todas las culturas, y siente que alguien se pueda haber sentido ofendido“.

No es mucho, no. Sobre todo si consideramos que las reacciones contrarias al boomerang están siendo encarnizadas al tener en cuenta, básicamente, que antes de practicarse deporte con él, este aparato fue un signo de identidad de la cultura aborigen australiana, que es precisamente la más pobre de nuestras antípodas. No es de extrañar, entonces, que ante este acto de apropiacionismo del que Chanel saca tajada económica, se hayan escuchado voces como la de la artista aborigen australiana Alison Page: “Estamos en el año 2017 y la gente todavía no se ha dado cuenta de que apropiarse de los artefactos de otra cultura y añadirle tu marca es ofensivo. Es apropiarse de nuestra cultura y acomodarla sin hacer referencia a sus orígenes. ¿Lo próximo será lanzar un hacha Chanel? ¿Un tocado indio Chanel?“.

Evidentemente, no han tardado en surgir reacciones en Internet como las siguientes…

 

He decidido ahorrar durante los próximos tres años para poder conectar con mi cultura gracias a Chanel.

 

Chanel, vuestro boomerang es hortera y una apropiación desagradable de la cultura indígena para vuestro propio beneficio.

 

Espero que este boomerang Chanel sea capaz de regresar a mi después de haber derribado a un canguro y al CEO de Chanel.

 

¿Qué podemos añadir nosotros que no se esté diciendo ya en redes sociales? Pues la verdad es que bien poco. Bueno, sí, lo que solemos decir en estos cosas: Chanel, tía, a veces te pasas tres pueblos. I love to hate you! [Más información en la web de Chanel]

No Hay Más Artículos

Send this to a friend