¿La pseudo-súper-producción de “Fin” basada en el peor best seller de la historia editorial española reciente? Va a ser que no. ¿La suma de Clint Eastwood y Justin Timberlake en “Golpe de Efecto“? No pinta nada bien. ¿La acción orientala de “El Hombre de los Puños de Hierro” dirigida por el rapero yanki RZA? Tanta psicotronía puede molar, pero también puede acabar como el rosario de la aurora. ¿Una peli de surferos clásica como “Persiguiendo Mavericks“? Dependerá de tu estado de ánimos… Vamos, que al cartelera de esta semana está fatal y que el único “SÍ” mayúsculo va a parar a “César Debe Morir“, la película en la que los hermanos Taviani ponen la cámara ante los presos de la cárcel de Rebibbia mientras estos intentan salir airosos a la hora de montar una producción teatral basada en el “Julio César” de Shakespeare. Dicen que es este un film agridulce en el que los presos descubren todo un mundo en el arte, pero también acaban asimilando que ese mismo arte les hace más conscientes de estar “encerrados” y de sus propias limitaciones como presos. Puede que se haya tachado a “César Debe Morir” de película imperfecta, pero viendo el panorama, el sello de los Taviani deberían ser suficiente para inspirar confianza.

No Hay Más Artículos