Para bien o para mal, pudiera parecer que el único estreno que existe esta semana es, precisamente, “Cisne Negro“… Para bien porque hay muchos que la esperan en volandas. Y para mal porque hay muchos otros que la esperan para meterle una buena colleja. Todo depende del grado de pasión o rechazo que te hayan suscitado las anteriores cintas de Darren Aronofsky. De hecho, por ahí han empezado a afirmar que “Cisne Negro” es una versión aumentada (de nuevo, para bien o para mal) y femineizada de la anterior cinta del director, “El Luchador“. Sea como sea, está claro que los periplos de Natalie Portman intentando triunfar en el mundo competitivo de la danza (uy… ¡qué cerca le queda “Showgirls“!) a base de reconciliarse con su lado oscuro es uno de esos films que hay que ver sí o sí. Porque ya sabes: hay que verla para ganarte el derecho a criticar.

Ante semejante creador de polémica, es inevitable que el resto de la cartelera palidezca. Y más cuando nos encontramos en una semana en la que lo más destacado es “Vidas Pequeñas” (que, ya desde el título, remite a las “Vidas Cruzadas” de Altman pero en versión cámping), “23F” (la recreación de un momento tan rancio de la historia reciente española como el golpe de estado de Tejero), “El Oso Yogui” (la traslación a la pantalla grande y el 3D del mítico personaje de dibujos animados), “Sin Retorno” (dramón con Leonardo Sbaraglia a la cabeza) y “Secretariat” (que nos obliga a hacer una pregunta en voz alta: ¿una peli de caballos con Diane Lane?)… Y sí, el orden de estas películas no ha sido aletorio. Es de más a menos interesante. Y punto.

[Raül De Tena]

No Hay Más Artículos