2-dias-en-nueva-york

Desde hace un par de semanas vengo diciendo en esta sección que el ritmo de estrenos semanales va desacelerando ese sprint que todos vivimos en uno enero pletórico en el que había más pelis por ver que días en la semana. Pero el nivel al que hemos llegado esta semana es, simple y llanamente, penoso. Y es que no hay casi nada que se salve en la cartelera: lo de Colin Firth y Cameron Diaz en “Un Plan Perfecto” tiene que ser la pareja con peor química desde James Franco y Anne Hathaway en los Oscars; lo de “La Trama” tiene pinta de que no lo salva ni la presencia de Russell Crowe; y “La Jungla: Un Buen Día Para Morir“… ¿realmente hacía falta? Así que, mira, puestos a salvar algo con tal de no declarar esta sección desierta para esta semana, habrá que quedarse con “Dos Días en Nueva York“, aunque sólo sea para volver a preguntarnos en voz cuál es la intención de Julie Delpy al ponerse detrás de una cámara. ¿Nos creemos los ramalazos de autor post-moderna como los de “The Countess“? ¿Es lo suyo el rollito de comedia familiar francesa como “Le Skylab“? ¿O su intención final es guiñarle el ojo a Hollywood con pelis como “Dos Días en París“? De hecho, “Dos Días en Nueva York” es la secuela de esta última, donde el personaje de Delpy tiene nuevo y flamante novio: Chris Rock. Y eso puede ser muy bueno o muy malo. Pero que nadie me mire: ¡yo tenía que destacar algo!

No Hay Más Artículos