Después de la edición más nefasta de la historia de los Oscars, ahora nos toca la resaca. Es decir: una ristra de estrenos de los premiados y nominados que todavía no habían llegado a nuestras pantallas… Y como, en general, el nivel de este año era para que nos la sudara todo cuatro pueblos, lo único que podemos hacer es centrarnos en la categoría de Mejor Película de Habla No Inglesa. A la espera de que estrenen la danesa “Hævnen“, podemos echarnos al gaznate la otra preferida: esta “Incendies” dirigida por Denis Villeneuve en la que un par de gemelos (chico-chica) viajan hasta Oriente Medio intentando desenterrar el pasado que su madre había mantenido en secreto y que destapó al incluir en su testamento dos sobres: uno para el padre que creían muerto y otro para el hermano que no sabían ni que tenían. Intensidad transnacional a la carta.

Y como “Torrente 4: Lethal Crisis” no necesita más publicidad de la que ya tiene, mejor nos centramos en el resto de estrenos de la semana. Especialmente, en esa “En El Centro de la Tormenta” de la que todavía no tenemos las suficientes pistas como para saber si es un encargo puro y duro o más bien Bertrand Tavernier les ha pasado la cara a los yankis en su propio terreno (aunque el hecho de que tenga a Tommy Lee Jones como protagonista no es un buen augurio). Y, más allá de la cuota de drama patrio con “La Mitad de Óscar“, sorprende que la cartelera de esta semana se vea totalmente monopolizada por documentales: “Cuidadores” (que sigue todo un conjunto de reuniones periódicos de cuidadores de enfermos con enfermedades terminales) y “Al Final de la Vida” (con la que Carlos Benpar realiza un sentido retrato de su madre unos meses antes de que esta muriera)… Una semana algo oscura.

[Raül De Tena]

No Hay Más Artículos