¿No resulta sorprendente el enfoque que se le está dando al push de “Insidious“? Un film que la mayor parte de los asistentes al pasado Festival de Sitges percibieron como divertido y con muy buenas intenciones (pero poco más) y que, a la hora de desembarcar en nuestras pantallas grandes, está siendo vendido como el non plus ultra del canguelo en celuloide. No lo entiendo. Y como no lo entiendo, el estreno destacado de la semana va directamente para “Hanna“: porque tiene como prota a Saoirse Ronan (la niña de “Lovely Bones“, fallo que no le tenemos en cuenta por ser tan maja) interpretando a una adolescente de 16 años que ha sido entrenada por su padre para ser la asesina perfecta, porque el padre cabrón está interpretado por Eric Bana, porque la banda sonora es de The Chemical Brothers… ¿Se necesitan más razones para correr a ver el que es el “estreno de acción para indies” de la temporada?

Otra cinta que tenía bastantes papeletas para ser la recomendación absoluta de la semana era, sin duda, “Almas Condenadas“: el nuevo ataque de Wes Craven al género de terror. Pero como lo más normal sería preguntarse cómo puede ser que Craven produzca este tipo de films con la velocidad de un churrero pasado de speed (¿o no hace sólo dos meses que nos llegaba “Scream 4“), habrá que acercarse a la peli con ciertas reservas. Ninguna reserva cabe, sin embargo, con “Mami Blue“: cierto es que no es un peliculón, sino una de esas pequeñas propuestas que conquistan por su humildad, pero es que todo el periplo que ha pasado hasta llegar a las grandes pantallas (fue la ganadora del pasado Atlantida Film Festival organizado por Filmin) ya la hace merecedora de un visionado en sala. El resto de estrenos siguen ostentando las banderas habituales: la del documental con “La Llegada de Karla“, los del drama infantil en “Los Colores de la Montaña” y los del “para qué voy a ver esta segunda parte si no sabía ni que existía la primera” con “El Diario de Greg 2“.

[Raül De Tena]

No Hay Más Artículos