Esta semana podríamos ventilarnos la cartelera hablando de una única película: “Una Mujer en África“. Porque es imperdonable el título de mierda que se le ha endilgado al film en nuestras tierras obviando las implicaciones del original “White Material“, pero que ese hombre que lo hace todo en España (y que también traduce los títulos de las películas, claro) haya incurrido en semejante crimen no quita que el film de Claire Denis venga avalado no sólo por la solera de la producción anterior de esta misma directora, sino por la pleitesía absoluta que se le ha rendido entre la crítica más inquieta a esta historia de racismo y violencia protagonizada por la musa entre las musas: Isabelle Huppert. Ya sabíamos que el verano era amigo de los estrenos indies por sopresa… pero es que esto es puro regalo de los dioses.

Y más si tenemos en cuenta el resto de una cartelera rara, rara, rara. Empezando por esa “Caballeros, Princesas y Otras Bestias” a la que es difícil imaginar cómo ha ido a parar un alma indie recalcitrante como la de David Gordon Green, autor de aquella dulce “All The Real Girls” con la que nada tiene que ver esta película que suena mucho más a los desvaríos del director al frente de la serie “Eastbound & Down“. Tampoco resulta muy atractiva la segunda parte de una de las cintas menos inspiradas de la factoría Pixar: “Cars 2” atraerá a padres y niños, pero seguramente no a padres sin niños. Y “Blackthorn. Sin Destino” resulta un pelín esquizofrénica al conjugar términos tan distantes (por algo será) como el western y Eduardo Noriega. Y si dejamos de lado la típica comedia francesa y afrancesada que debe ser “Cena de Amigos“, sorprende considerar lo silenciosamente que han llegado a la cartelera dos películas como “Win Win. Ganamos Todos” (con el siempre interesante Paul Giamatti como principal reclamo en el cast) y “Cuando un Hombre Vuelve a Casa” (dirigida por Thomas Vinterberg). Misterios de la vida. Y de la cartelera.

[Raül De Tena]

No Hay Más Artículos