A un chaval le cae una multa de 480 por subir a Instagram una imagen en la que substituye la cara de Cristo por la suya propia… ¿Y cómo está protestando Internet? De una forma muy creativa.

 

Si vives en este país (de pandereta), seguro que ya te has enterado de la noticia: a un chaval de Jaén le ha caído una multa de 480 euros por haber cometido un delito contra los sentimientos religiosos al haber publicado en su Instagram un fotomontaje en el que substituyó la cara del Cristo de la Amargura por la suya propia. Piercing incluido, que se ve que eso es una de las cosas que más ha enfurecido a los que decidieron denunciarle e incluso llegar a pedir una multa de 2.160 euros (o de 180 días de cárcel en caso de que no pagara la multa).

Esa ha sido la noticia en los últimos días, y damos por supuesto que ya la conoces. Lo que a lo mejor te ha pasado desapercibido es que Internet, en esa capacidad que tiene para darle la vuelta a cualquier tipo de tortilla, ha decidido protestar en pleno contra esta injusticia. ¿Y cómo lo ha hecho? Pues de la forma más inteligente posible: ¿qué dices? ¿Que les molesta que se cambie la cara del Cristo por otra? ¡Pues todos a hacer lo mismo y a subirlo a todas las redes posibles! ¡A ver si tienen los cojones de denunciarnos a todos!

Bueno, realmente, todo este movimiento en torno al hashtag #CaraCristoESP está alcanzando unas cotas de suerrealismo realmente interesante (y pertinente, porque ¿qué mayor surrealismo que la propia multa?) en el que no solo hay todo un debate encarnizadísimo dentro de Twitter, sino que también está regalándonos muchos otros montajes de imágenes religiosas a cada cual más tronchante. Puedes encontrar una selección al final de esta noticia… Pero, sobre todo, que no se te escape el verdadero corazón de #CaraCristoESP: no querían que existiera una imagen, ¡y ahora van a tener esa imagen multiplicada por mil!

Sigue el hashtag #CaraCristoESP en Twitter.

 

No Hay Más Artículos