our-little-sister

5. OUR LITTLE SISTER, de Hirokazu Kore-eda.Afterlife“, “Nadie Sabe“, “Still Walking“… La filmografía de calidad creciente de Hirokazu Kore-eda debería habernos preparado para la experiencia magnánima que fue “De Tal Padre, Tal Hijo“. Aun así, aquella película pilló a muchos desprevenidos. Algo que no ocurrirá ahora con “Our Little Sisters“, sin lugar a dudas uno de los estrenos más esperados de este Festival de Cannes 2015 en el que el director vuelve a realizar un retrato de familia que se postule como heredero definitivo de Ozu. En esta ocasión, Kore-eda narra la historia de tres chicas que, al asistir por obligación al entierro del padre que las abandonó hace quince años, descubren que tienen una hermana menor a la que deciden acoger en su propia casa para mitigar el hecho de haberse quedado huérfana. Si has visto cualquier película de Hirokazu Kore-eda, sabes lo que esperar: un relato que te partirá el corazón sin necesidad de grandes gestos ni gritos afectados.

 

sea-of-trees

4. THE SEA OF TREES, de Gus Van Sant. Restless” y “Tierra Prometida” difuminaron un poco (demasiado) el contorno de realizador mítico que estaba adquiriendo la figura de Gus Van Sant tres films impecables y visionarios como “Elephant“, “Paranoid Park” o “Last Days” (incluso, si me apuran, la nada desdeñable “Milk“). Pero, ahora, varios años después, Van Sant vuelve al ruedo dispuesto a demostrar que sigue estando en forma a la hora de asomarse a los rincones más oscuros del alma humana… Lo hace en “The Sea of Trees” recurriendo al tirón de un Matthew McConaughey que interpreta a un hombre que acude a un bosque para suicidarse pero, al encontrarse con otro hombre herido y perdido al que intentará ayudar a sobrevivir. Una dulce paradoja de la que sabemos que Gus Van Sant puede extraer oro puro a la vez que consigue que McConaughey deje de darnos fatiga a todos aquellos que pensamos que el hombre lleva varios años repitiendo el mismo papel hasta la saciedad.

 

cemetry-of-splendour

3. CEMETERY OF SPLENDOUR, de Apichatpong Weerasethakul. Vayan ustedes con cuidado, porque todo parece indicar que Apichatpong Weerasethakul vuelve a lubricar en “Cemetry of Splendour” todo aquello que convirtió “Uncle Boonmee Recuerda Sus Vidas Pasadas” en un clásico del nuevo siglo: relatos tradicionales llenos de magia y espiritualidad e incluso de elementos sobrenaturales chocando frontalmente contra el agnosticismo y el descreimiento actual. En esta ocasión, “Cemetry of Splendour” se abre con un conjunto de soldados que, de pronto, se ven aquejados por una inexplicable enfermedad del sueño. Tras ser internados en un hospital provisional, una chica pasará a cuidar a un guapo soldado del que encuentra un diario que parece señalar como fuente del mal un antiguo emplazamiento que se encuentra enterrado debajo del lugar en el que se encuentran. No sé a ustedes, pero a mi todo esto me suena a dos horas en las que voy a volver a perderme en mi lugar favorito del cine contemporáneo: la cabeza de Weerasethakul.

 

the-lobster

2. THE LOBSTER, de Yorgos Lanthimos. El mero hecho de que Lanthimos sea el director de esa maravilla post-moderna que es “Canino” debería asegurarle un lugar privilegiado en cualquier festival… Pero es que, además, su siguiente “Alps” le confirmó como un recuperador de la casi extinta tradición de utilizar el cine como metáfora de la realidad. De la convulsa realidad griega, para ser más exactos. Ahora, con “The Lobster“, parece que Yorgos Lanthimos ha decidido ampliar su campo de acción, huir de Grecia y hablar de un marco más general en una trama que retrata un futuro próximo en el que no existe la soltería: si no has encontrado tu alma gemela, te encierran en un lugar llamado El Hotel para que la encuentres en un plazo máximo de 45 días. ¿Mejor todavía? Si no la encuentras, te transforman en un animal (aunque, hey, te dejan elegir al animal). El protagonista, interpretado por Colin Farrell, decide revelarse contra la situación y huir junto a una resistencia que se hace llamar Los Solitarios. Vale, admito que todo suena un poco psicotrónico. Pero nadie debe dudar que, al final, tendrá un sentido más que elocuente más allá del propio rollito sci-fi.

 

macbeth

1. MACBETH, de Justin Kurzel. A los menos sibaritas, esta película les pondrá cachondones por el morbazo de ver el clasicazo de Shakespeare interpretado ni más ni menos que por Michael Fassbinder y Marion Cotillard. Y, sí, repito: “morbo” es la única palabra posible para definir las chispas que pueden saltar entre estos dos con semejantes papeles entre sus manos (bueno, papeles… y también lo que no son papeles). Ahora bien, a los cinéfilos lo que realmente les va a poner palote de esta nueva versión es el hecho de que venga dirigida por Justin Kurzel, autor de aquella perturbadora “Snowtown” que nos asegura que, tras el visionado de este “Macbeth“, saldremos de la sala totalmente impactados tanto por la violencia física como por la complejidad psicológica del relato. Al fin y al cabo “Snowtown” ya era un film puramente shakespeariano en lo que se refiere a las trágicas consecuencias de una figura paterna mal interpretada. Sumen ustedes las dos cosas, el morbo y el rollo autoral, y obtendrán la explicación básica por la que el “Macbeth” de Kurzel esté en el número 1 de este Top 10 de lo más esperado del Festival de Cannes 2015.

Suscríbete

Suscríbete a nuestra Fantastic Newsletter

By checking this box, you confirm that you have read and are agreeing to our terms of use regarding the storage of the data submitted through this form.