La segunda parte de “Resacón en Las Vegas” dejó tan buen sabor de boca (vale, sí, era una repetición de los patrones narrativos de la primera… ¿y qué más da?) que desató varias y divertidas discusiones en torno a la posibilidad que apuntó Todd Philips de que hubiera una tercera entrega. En aquél momento, el realizador lo dejaba claro: si el nuevo film tenía éxito, habría tercera parte. Y el resto de los fanáticos abríamos el debate: ¿no sería alucinante que la saga se cerrara con la boda del personaje de Alan, bordadísimo por Zach Galifianakis? La ciudad de semejante bodorrio daba más juego todavía: ¿New York? ¿Los Ángeles? ¿O más bien seguiríamos con el rollo internacional y podríamos tener una trama centrada incluso en Barcelona? Sea como sea, al final ha resultado que la segunda parte fue el éxito que todos esperábamos, así que Philips por fin se ha declarado al respecto con un comunicado oficial: “Vamos a sorprender a mucha gente con el último capítulo que hemos planeado. Será el punto y final adecuado a nuestra ópera de tres partes repleta de caos, desesperación y malas decisiones“. Tampoco es que desvele mucho, pero saber que el 24 de mayo de 2013 podremos cerrar esta trilogía ya nos deja contentos durante una buena temporada.

No Hay Más Artículos