Cosas bizarras que ocurren en el mundo moderno: que te nominen a un Grammy gracias al packaging de tu disco pese a que tu banda opere en los márgenes de la industria (y prefiera seguir así). Es el caso de Erizonte, el proyecto personal (e intransferible) de Julián Sanz que ha visto cómo su “Work in Progress” (Discos Necesarios, 2009) se ha colado en los Grammy gracias a un packaging artesanal, industrial y minimalista realizado por la artista hispano-lituana Ieva Cekuolyte, alias Iocktite. El proceso de montaje del álbum, totalmente manual (podéis verlo en el vídeo que acompaña a este post), convierte cada nueva caja en una pieza única… Así que, por una vez, parece que la nominación a los Grammy es más un acto de justicia (poética y artísica) que no una bizarrada de esas que les gustan a los yankis. Sea como sea, desde FPM ya estamos poniendo velitas para que el 11 de noviembre, en la gala que tendrá lugar en Los Ángeles, Erizonte suba al escenario a recoger esa estatuílla más que merecida… De hecho, estamos pensando en enviarle una camiseta con nuestra gato. Para internacionalizarlo, más que nada.

No Hay Más Artículos