Estaba cantado que, tarde o temprano, Sony querría ampliar su exitosa familia Xperia… Y, al final, lo ha hecho a lo grande: pasando de hermanos pequeños y apuntando directamente hacia los primos de Zumosol. Lo que viene a significar que a los smartphones les ha salido un familiar bien fornido en la forma de la Xperia Tablet S, una evolución de la Sony Tablet S con la que la marca se asegura un puesto de honor en un mercado tan encarnizado como el de las tabletas. No es para menos: su procesador NVIDIA Tegra 3 y el sistema operativo Android 4.0.3 son una base excepcional para permitirte disfrutar al máximo (y cuando decimos “al máximo” queremos decir eso: AL MÁXIMO) de todos los contenidos que te apetezca. Su delgado cuerpo de aluminio está diseñado, además, a prueba de salpicaduras (por lo que se va a convertir en el mejor aliado de los cocinillas que siempre llevan sus recetas en la tableta). Por su parte, la total integración de Socialife te abrirá de par en par las puertas de toda tu vida social virtual como nunca antes; mientras que las Small Apps de Sony irán ampliando las utilidades de tu nuevo aparato según lo desees. Y lo que es más importante: podrás “compartir” tu Xperia Tablet S con quien quieras, ya que puedes personalizar diferentes perfiles para tus familiares, amigos e incluso guests accidentales. Si todavía no te has introducido en el mundo de las tabletas, sin duda esta es una opción winner.

No Hay Más Artículos