Aviso: lo mejor será que tengas un pañuelo al lado, porque es probable que te emociones con el niño y el perro que protagonizan el nuevo anuncio de Repsol.

 

¿Sabes ese meme en el que se ve a un tipo con una copa brindando al ladito del hashtag #truestory? Pues aquí va una buena ración de #truestory: un buen día, dos niñas pararon en la Estación de Servicio de La Panadella (Carretera Nacional II – Km.532) junto a su madre, y allá vieron a una perrita que no sólo parecía abandonada, sino que también tenía la pata rota. Pero las prisas del momento hicieron que no pudieran prestarle demasiado atención… Lo que acabó traduciéndose en que, cuanto más se alejaban las niñas de la estación de servicio, más se acordaban de la pobre perrita.

Unos días después, las niñas y su madre volvieron al lugar a por el animal, y descubrieron que el empleado de la estación de servicio se había ocupado durante ese tiempo de ella, cuidándola e incluso preparándole una camita. Las niñas adoptaron a la perrita, que pasó a llamarse Lola, y en su regreso a Barcelona le dieron cobijo y la llevaron al veterinario para que operara su pata malherida… Desde entonces, las niñas han ganado una mejor amiga y Lola ha ganado un hogar en el que sentirse querida.

Esta historia verídica ha sido la que ha inspirado un anuncio con el que Repsol quiere que lloremos a moco tendido estas Navidades… No decimos más: dadle al play y preparad los kleenex. Y, luego, reflexionad un poco: cada año, más de 100.000 perros son abandonados en nuestro país. Es por eso que se hacen más necesarios que nunca anuncios como el que nos ocupa o la iniciativa de Repsol, que ha elaborado un acuerdo de actuación la Guardia Civil para auxiliar a los perros abandonados que lleguen hasta sus diferentes estaciones de servicio. ¿Necesitas una buena acción para estas fechas tan señaladas? Pues este anuncio te va a dar una idea muy noble y bella.

Más información en la web de Repsol. [Post Patrocinado]

 

No Hay Más Artículos