san-sebastian

Ya podemos decirlo alto y claro: el cine español ha sido el gran triunfador de la edición de 2013 del Festival de San Sebastián. Y que conste que nosotros somos de esos a los que este tipo de afirmaciones chovinistas nos tocan un poco el higo… Pero al Papa lo que es del Papa, y el palmarés de Zinemaldia 2013 no deja lugar a dudas: si en los últimos tiempos estamos viendo cómo muchos de los estrenos se están esforzando en renovar la percepción que el público pueda tener del cine español (una percepción, por cierto, bastante negativa), el Festival de San Sebastián ha optado por no hacer la vista gorda y dejar de celebrar un cine de alfombra roja que no nos estaba llevando a ninguna parte, optando así por premiar producciones mucho más arriesgadas. Por hacer visible un cine invisible patrio igual que otros grandes festivales hacen lo propio con el cine internacional. Y esto, simple y llanamente, está muy bien.

No ha de sorprender, entonces, que la gran triunfadora del palmarés sea “La Herida“, película inquieta con una enfermedad mental de fondo y con la que Fernando Franco ha conseguido hacerse con dos de los galardones más preciados: el Premio Especial del Jurado y la Concha de Plata a la Mejor Actriz, en este caso para Marian Álvarez. Tampoco se podía ir de vacío uno de los films que más han dado que hablar en San Sebastián, esa “Caníbal” de Manuel Martín Cuenca que le ha valido a Pau Esteve Birba el Premio del Jurado a la Mejor Fotografía. Por otra parte, “Asier y Yo“, de Aitor Merino y Amaia Merino, ha sido el film al que ha ido a parar el Premio Irizar al Cine Vasco. Y aunque no españolas, pero sí con acento latino, también ha habido un buen puñado de películas que han brillado en este palmarés: “Pelo Malo” (coproducción entre Venezuela, Perú y Alemania) de Mariana Rondón se ha visto distinguida con el premio máximo, la Concha de Oro a la Mejor Película; la mexicana “Club Sándwich” le ha valido a Fernando Eimbcke la Concha de Plata al Mejor Director; y la brasileña “O Lobo Atrás da Porta“, de Fernando Coimbra, ha conseguido el Premio Horizontes.

Pero como no sólo de cine latino vive el palmarés del Festival de San Sebastián 2013, también se hace necesario reseñar los galardones de films como la Concha de Plata al Mejor Actor para Jim Broadbent, el protagonista de “Le Week-End” (una de las favoritas del festival a cargo de Roger Michell); esa “Quai D’Orsay” que se ha llevado el Premio del Jurado al Mejor Guión hacia Francia; la muy singular “Of Horses and Men“, que le ha valido Benedikt Erlingsson el Premio Kutxa Nuev@s Director@s; y, finalmente, la muy esperada “Jeune et Jelie“, con la que François Ozon ha conseguido el Premio TVE Otra Mirada. Definitivamente, se agradece que un festival como Zinemaldia refrende lo que todos sabemos: que otro cine español es posible… y que lo tenemos llamando a nuestras puertas.

No Hay Más Artículos