Era un hippie que idolatraba a Kerouac, que se echó a la carretera a los 17 años en compañía de su novia, que tomaba ácido en Disneylandia y al que no le importaba vivir en su coche. Tuvo un sonado choque contra los intocables Panteras Negras durante la Convención Demócrata de 1968 y, en contraposición, perdía el tiempo en el Max’s de Kansas City. Nunca le hizo ascos ni a la heroína ni a la cocaína… Bruce Paley es, en definitiva, el hombre que todas las madres pagarían para que no se acercara a menos de ochocientos metros a la redonda de sus hijas. Pero también es, sin duda, una de esas figuras que levantan el interés de todo aquel interesado en una época que vio extinguirse el sol hippie para entrar de lleno en una época de oscuridad que desembocaría en la opacidad punk. Si todo lo dicho te atrae, no te puedes perder “Jirafas en mi Pelo: Una Vida de Rock’n’Roll”, un cómic publicado en España por La Cúpula (de hecho, ya está a la venta desde el 23 de julio) en el que la biografía de Paley adquiere forma de viñeta por obra y gracia de los lápices de su compañera: Carol Swain. Alimenta al antisistema que hay en tí…

No Hay Más Artículos