En el mundillo de los gintoniqueros aficionados, saber un poco de la historia de 1724 siempre te da empaque y te ayuda a deslumbrar a los recién llegados. El nombre de esta tónica viene del hecho de que, a diferencia de la mayor parte de sus competidoras, su principal componente es la quinina recolectada a mano en uno de los antiguos caminos del Inca, en Perú, específicamente a 1.724 metros de altura sobre el nivel del mar (que es, por cierto, su altura de recolección óptima). Lo que viene a significar que, mientras que el resto de tónicas optan por la quinina asiática, la 1724 imprime a su ADN todo un rizoma latino a través de esta quinina ancestral. Y eso, al fin y al cabo, se nota, ya que la quinina latina es menos amarga que la asiática… Con todas las posibilidades que eso implica a la hora de mezclarlo con la infinita variedad de ginebras Premium del mercado.

Ahora, además, la tónica 1724 ha lavado completamente su imagen: en el pasado Gin Show (celebrado en el Hotel Silken Puerta de América) se presentó el nuevo botellín de 1724, con un diseño mucho más estilizado y con una base cónica orientada al interior de forma muy similar a la que se utiliza en las botellas de champagne y cava. La referencia no es gratuita, ya que uno de los rasgos más característicos de esta tónica es precisamente su elegante carbonatación que recuerda a los vinos espumosos más sofisticados y que con la nueva botella se preserva de forma todavía más óptima. En la redacción de FPM ya estamos explorando cómo serán nuestros gin tonics del viernes por la tarde: ¿1724 con qué?

Suscríbete

Suscríbete a nuestra Fantastic Newsletter

By checking this box, you confirm that you have read and are agreeing to our terms of use regarding the storage of the data submitted through this form.