Justo en un momento en el que se empieza a hablar de las sucesoras de Xbox 360 y PS3 de cara al año 2015 (marcando una de las vidas más largas de una generación consolera), Nintendo sorprende anunciando que la heredera de Wii llegará al mercado durante el próximo año 2012. De nuevo, no sabemos qué pensar: ¿realmente es justificable este movimiento o el gigante nipón se ha propuesto exprimir nuestros bolsillos a base de mucha consola pero poco juego realmente interesante? No, no sabemos qué pensar. Porque, además, resulta que la que fuera la compañía revolucionaria por excelencia, la que presentara la innovación máxima con el Wii Remote primero y más tarde con la 3DS, ahora resulta que va a la zaga: mientras que sus hermanas de generación han preferido ampliar las posiblidades de juego a través de los periféricos (Kinect en Xbox 360 y Move en PS3), resuta que Nintendo se marca todo un nuevo aparato en el que el cambio va a ser, básicamente, que el nuevo sistema de control será a través del propio cuerpo… ¿Pero esto no es ya Kinect? Por una vez, la decisión de Nintendo no nos parece del todo acertada. Esperaremos, sin embargo, a ver qué presentan en el próximo E3 (del 7 al 9 de junio) para emitir un veredicto final.

No Hay Más Artículos