gabriela-wiener

Toda llamada perdida tiene como objetivo llamar tu atención… Pero, ojo, porque la “Llamada Perdida” de Gabriela Wiener hará mucho más que eso.

 

Lo reconocemos: alucinados nos hemos quedado con la ristra de preguntas que encabeza la nota de prensa de “Llamada Perdida” de Gabriela Wiener. Y precisamente porque nos hemos quedado suspendidos en esta alucinación, permitidnos que transcribamos aquí y ahora esa lista de cuestiones: “¿Puede ser la ironía el mejor bisturí para abrir en canal la propia vida? ¿Quienes son los auténticos herederos de Roberto Bolaño? ¿Cuales son los límites del pudor? ¿En quése parecen Corín Tellado e Isabel Allende? ¿Se puede vivir en vida la experiencia radical de la muerte? ¿Quédiablos será eso que llamamos «familia»? “.

A lo que ahora preguntamos nosotros: ¿cómo se te ha quedado el cuerpo? Suponemos que igual que a nosotros la primera vez que las leímos: con ganazas de más. Mucho más. Por suerte para nosotros, la editorial Malpaso publica este mes de enero “Llamada Perdida“, la novela (más o menos) autobiográfica en la que Gabriela Wiener responde a todas esas preguntas con su estilo habitual: una desnudez absoluta de la pluma que no teme para nada dejar al descubierto las entrañas de su propia escritura y, sobre todo, de su vida.

Dicen también desde Malpaso que “Llamada Perdida” es un tomo repleto de política, pero también de sinceridad y radicalidad, algo que no sorprenderá a los lectores habituales de Wiener, escritora limeña afincada en Barcelona que lleva varios años labrándose una voz literaria propia, personal(ísima) e intransferible. En “Llamada Perdida” utiliza el humor y la ironía como herramientas con las que luchar contra los demonios cotidianos de toda mujer en el mundo actual, de tal forma que el resultado son un buen puñado de relatos imprescindibles que sirven tanto para conocer mejor a la autora como para actuar de espejo sobre el que ver tu propio reflejo. Ahora bien: ¿vas a tener lo que hace falta para atreverte a mirar en la superficie de este espejo?

No Hay Más Artículos