El robo que sufrió Kim Kardashian en París sigue siendo un gran misterio sin resolver… Hasta que la diva se ha pronunciado al respecto.

 

A ver, te caiga bien o te caiga mal Kim Kardashian, hay que reconocer que todo lo que tiene que ver con el robo que sufrió en París es fuerte #tothemax. Por si eres la única persona a la que resulta que no le cae bien ni mal, sino que no sabe ni quién es, aquí va una explicación: a la hermana más célebre de la familia Kardashian le asaltaron en su propia habitación de hotel en París y le robaron joyas por el valor de 5 millones de dólares. Ahí es nada.

Lo más interesante, sin embargo, fue la reacción de Kim: desaparecer del mapa. No es de extrañar… En su momento ya hubieron voces como la de Karl Lagerfeld, que dijo que la niña le caía muy bien pero que, básicamente, hacía tiempo que se lo venía buscando por eso de vivir su vida en vivo y en directo a través de las redes sociales. Sea como sea, el susto sirvió para que la Kardashian decidiera desaparecer durante un tiempo, de tal forma que incluso el reality de su familia pasó un tiempo en pausa mientras la mujer se recuperaba del susto.

Faltaba, sin embargo, que Kim se pronunciara al respecto y explicara qué carajo ocurrió desde su punto de visto… Algo que acaba de hacer para confirmar obviedades drama queens como la que sigue: “Recuerdo un sentimiento indescriptible, como si mi corazón fuera a salir de mi cuerpo. Creí que iba a morir“. Estas palabras son parte de la declaración de Kim Kardashian ante la jueza Armelle Briand, ante quien se soltó con declaraciones como la que sigue: “Me sentí aliviada y muy orgullosa del sistema legal francés. A la vez, no me dio un sentimiento de seguridad, y esta experiencia me ha hecho consciente de que el mundo ya no es un lugar seguro… Me parece como si no fuera el lugar adecuado para mi, me refiero a París. No es el lugar adecuado para mí en un plano emocional“.

Y al respecto de la joyería perdida, Kim opina lo siguiente: “Creo que mi percepción de la joyería ahora es que no siento tanto apego hacia ella como antes. No me siento igual. De hecho, incluso pienso que tener la responsabilidad de unas joyas tan caras es una carga… No hay un valor sentimental a comparar con el acto de llegar a casa y encontrar a tus hijos y a tu familia“. Pues lo que tú digas, tía. Pero seguimos pensando que Karl tenía razón y, aunque un mal trago como este no se lo merece nadie, también pecaste un poco de pazguata, nena. [Más información en el Instagram de Kim Kardashian]

 

No Hay Más Artículos