El Premio Jerusalem, un galardón bianual concedido por Israel a escritores extrangeros, es relevante por diversos motivos. El primero, es el leit motiv que subyace bajo esta concesión, que siempre va a parar a autores que luchan por expresar “la libertad del individuo en el contexto de la sociedad actual”. La lista de nombres ya premiados es el segundo motivo que abala la importancia del premio: Bertrand Russell, Simone de Beauvoir, Milan Kundera, Mario Vargas Llosa, Susan Sontag, Arthur Miller, Haruki Murakami… Y, ahora, un nuevo nombre que va a añadirse a los anteriores: Ian McEwan, más conocido en estas tierras por ser el autor de esa “Expiación” que tuvo su correspondiente (y existosa) versión cinematográfica. Los motivos de la organización para concederle esta distinción al autor son bien claros: “Los protagonistas de las obras de Ian McEwan luchan por sus derechos de plasmar sus ideas de una forma personal, y por vivir de acuerdo con estas ideas en un contexto de confusión política y social. Su afecto por los personajes y la convincente manera en que describe sus luchas hacen de él uno de los escritores más importantes de nuestro tiempo. Por su amor a la gente, su preocupación por su derecho a la autorrealización, y en reconocimiento a sus logros artísticos, hemos decidido galardonar a Ian McEwan“. Para los impacientes que quieran más obras de este autor, nunca está de más saber que “Solar“, su última novela, será publicada por Anagrama en marzo… No será necesario esperar mucho.

No Hay Más Artículos