happysocks

Que la gente de Happy Socks están muy locos ya lo sabíamos. Pero locos en plan bien, que conste. Lo suficientemente locos como para darle la vuelta al concepto “calcetín” y convertir una prenda así como normalita, discreta y muy amiga de esconderse, en un accesorio totalmente killer e imprescindible. Y como están muy locos pues sus campañas también son muy locas. Tanto como para echar mano del gran David LaChapelle, que a loquer y a ido de la olla no le gana nadie.

 

 

Happy Socks le ha dado carta blanquísima al fotógrafo para que en su primera colaboración con la firma de calcetines haga lo que salga de las narices. Y LaChapelle, fiel a su estilo colorista, alegre y fardón, se ha marcado una de las campañas más guays que hemos visto este otoño en la que hay señores muy fornidos, chicas con pelucas afro, posturitas en la playa y atrezzos imposibles, y todo para dar protagonismo absoluto a los estupendos calcetines de la marca en una serie de fotografías chulérrimas y un vídeo que os dejamos más abajo donde unos Happy Socks rosas se vuelven en una especie de Zapatillas Rojas en plan idas de la olla. Nunca hemos visto algo así para promocionar calcetines. Muy loco. Y muy genial también. Y lo mejor de todo es que desde la casa calcetinera prometen que es el inicio de una bonita amistad y que habrá LaChapelle y calcetines para rato.

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend