ups-and-downs

DOWN

Que The Knife se hayan separado.

El normcore. De 100 a 0 en menos de tres segundos.

Las tropelías del clan de los Pujol.

Kim Kardashian. Pesada (literal y figuradamente).

La corrupción política nacional.

John Galliano. Hasta que se demuestre lo contrario (y hasta que veamos si jode Maison Martin Margiela o no).

Iggy Azalea, Charli XCX… ¿Por qué tenemos que tragarnos todas estas mierdas y Brooke Candy sigue sin lanzar disco?

La caída de calidad de Saturday Night Live: cuando por fin nos enganchamos todos en España, van y se cascan su peor temporada histórica.

La muerte de Oscar de la Renta.

Víctor Lenore.

El retorno de “Star Wars“.

Las tarjetas black de Caja Madrid / Bankia.

El reality ese en el que todo el mundo iba en bolas y del que ya ni nos acordamos del nombre.

Desigual: su ropa, sus anuncios, su filosofía.

Que lo de la gastronomía en televisión se haya demostrado como una burbuja más grande que la de los 90.

Terry Richardson. Poco más que decir.

Todo el tinglado del ébola. Es que no nos dió ni para reirnos de ello.

Ocho Apellidos Vascos”.

La tía que dice que es Renée Zellweger. Que vuelva la de verdad, por favor.

Los Juegos Olímpicos de Sochi. Vale, fue divertido. Pero también híper fuerte.

La no reducción del IVA cultural.

La decadencia de la ex-prensa ex-musical.

Que se haya acabado “Boardwalk Empire“. No podemos decir lo mismo de “True Blood“.

El PP. Y Mariano Rajoy. Y todo lo que les rodea.

La Orquesta Maravilla en el Primavera Sound 2014. Es decir: Arcade Fire en horas bajas y en un recinto en el que, con suerte, les veías a dos kilómetros de distancia.

Paco Marhuenda y La Razón.

La filtración de fotos de famosos en bolas… De verdad, que no nos interesan.

Asistir a un concierto: esa experiencia cada vez más difícilmente disfrutable.

Los aparentemente sistémicos problemas del Festival de Sitges (instalaciones, proyecciones, etc.).

Los estampados de toons all over. Ya basta. Suerte que los estampados de fast food han tomado el relevo (¿o no?).

Que el Movember haya pasado a ser un poco coñazo.

Los conflictos entre Israel y Palestina y entre Ucrania y Rusia.

Las bodas de Brangelina y George Clooney (por separado, claro). Anticlímax.

Los tertulianos catódicos derechistas.

True Detective“. No es pa’tanto.

Al final, la saga de “El Hobbit” fue una mierda pinchada en un palo. Suerte que se ha acabado. Y que nadie le mencione “El Silmarilion” a Peter Jackson, por favor.

El visto y no visto del Bread & Butter Barcelona… Más que la miel, esto fue poner la mantequilla en los labios y quitarla a los dos segundos.

El paro y el empobrecimiento de la mayoría de la sociedad española.

Las atrocidades del Estado Islámico. Aquí nos ponemos serios.

Que Lana del Rey no superara la reválida.

El nuevo rey. ¿No estaríamos mejor sin monarca?

La manipulación informativa de RTVE.

Lo de U2 en iTunes. De traca.

La tecnología ponible. Esperamos que sea una moda y se pase y nunca más sepamos nada más de esto.

Que el nu-r&b se haya convertido en un género tan extendido y cansino es como cansarse de tanto follar: parece imposible, pero así ocurre.

Sema, que dice que es el amigo de Chabelita pero que en verdad es el hijo bastardo de Falete.

Pharrell Williams y sus putos gorros.

La valla de Melilla.

Que el debut en largo de Azealia Banks no estuviera a la altura de su boca-chancla.

El camel toe de Russian Red.

Esto de que los culos sean las nuevas tetas nos tiene totalmente descolocados.

El brevísimo romance entre Jennifer Lawrence y Chris Martin. Suerte que fue eso: brevísimo.

La Ley Mordaza.

[Raül De Tena + Jose A. Martínez + David Martínez de la Haza + Julio Ebrat]

Suscríbete

Suscríbete a nuestra Fantastic Newsletter

By checking this box, you confirm that you have read and are agreeing to our terms of use regarding the storage of the data submitted through this form.