la-dama-que-se-transformo-en-zorro

[dropcap]5.[/dropcap] LA DAMA QUE SE TRANSFORMÓ EN ZORRO / David Garnett (Periférica). La pluma de David Garnett muestra una lucidez cortante cercana al escalpelo quirúrgico. Sus párrafos pueden arrancar con la liviandad de una leyenda transmitida de forma oral para, a continuación, ganar en densidad y atentar de forma agresiva contra quien está leyendo: “Verla tan atribulada le proporcionó la más extraña mezcla de dolor y alegría que hubiese experimentado jamás, pues, sintiendo un arrebato de renovado amor hacia ella, no podía soportar ser testigo de su aflicción, y, sin embargo, debía disfrutar de ello, pues alimentaba sus esperanzas de que volviera a ser un día una mujer. Así pues, cuanta más angustia padecía el zorro, más esperanzas albergaba él, hasta que, debatiéndose entre el amor y la compasión, casi llegó a desear que siguiera siendo sólo un zorro para que no tuviera que sufrir tanto por ser medio humana“. “La Dama Que Se Transformó En Zorro” puede que no sea más que un pequeño gran cuento, puede que no tenga vocación de novela para pasar a la historia, aunque en su interior alberga una parábola que deja al descubierto uno de los momentos más dolorosos por los que puede pasar una historia de amor… Pero esta maestría de la forma justa y comprimida que encapsule un fondo palpitante, vibrante, subyugante, es algo que cuesta encontrar en la literatura actual. Así que acerquémonos a Garnett y celebremos que, por lo menos, en 1922 alguien supo hablar de esta realidad que, a día de hoy, sigue doliendo con la misma fuerza sin mayores pretensiones, sin mayores sofisticaciones. [leer más]

[divider]

energy-flash

[dropcap]4.[/dropcap] ENERGY FLASH / Simon Reynolds (CONTRA). Energy Flash” podría y debería convertirse en una herramienta para tirar abajo anticuadas concepciones de la crítica musical, las mismas que desaconsejarían a cualquiera hacer lo que hace Reynolds: cerrar su libro hablando de Ke$ha. ¿Por qué no? Al fin y al cabo, esa pulsión gozosamente primitiva de la que hablaba más arriba no es otra cosa que una de las actitudes más contestatarias de nuestros tiempos modernos. Y esto es algo que no digo yo, sino que es explicado en extensión por el propio autor: “El impulso apocalíptico de la cultura pop no tiene que ver con el Fin de los Tiempos en el sentido literal. Es una estratagema para finalizar, por así decir, el tiempo, al escapar de la variante medida y planificada del mismo: la tiranía del trabajo pagado por horas, el tiempo detenido del instituto o la universidad. Es un gasto a lo loco que echa por tierra la lógica economizada del tiempo invertido de manera prudente en el futuro. El ahora apocalíptico es un permiso para que el presente se libere de las cadenas que lo atan al pasado y al futuro, posibilita aprovechar el momento. De Dioniso a lo digital, es una idea antigua: una idea a-temporal. Algo que probablemente la música pop seguirá reinventando por siempre“. Finiquitar un libro de electrónica asumiendo que no es “nada más que pop” seguro que horroriza a muchos críticos y a los lectores más cegatos… Pero, qué queréis que os diga, justo en ese punto de libro, mi campo de experiencia y el de Simon Reynolds estaban tan solapados que no pude evitar soltar una lágrima de emoción. [leer más]

[divider]

historia-silenciosa

[dropcap]3.[/dropcap] LA HISTORIA SILENCIOSA / Eli Horowitz, Kevin Moffett y Matthew Derby (Seix Barral). Bien podría parecer que, cuanto más ancestral es un arte, más problemas de permeabilidad tiene. Si la televisión y el cine no han tenido ningún problema a la hora de interactuar con los nuevos paradigmas de la cultura y la información que ha arrojada el nuevo mundo “virtual” de las redes de Internet, no se puede decir lo mismo de la literatura. Mientras que portales como YouTube o Vimeo han hecho posible un nuevo idioma en los audiovisuales que ha acabado por influir en el discurso oficial, la literatura todavía está a la espera de un cambio visible, de un mundo de posibilidades. Si en este 2014 alguien se ha acercado a estos presupuestos, ha sido la triada formada por Eli Horowitz, Kevin Moffett y Matthew Derby con “La Historia Silenciosa“: nacida primero como una app móvil y luego “adaptada” o “trasladada” (como ustedes prefieran) al formato novela, la historia de los silenciosos es de esas que desprenden un fuerte aroma de clásico revolucionario, a distopia nacida para convertirse en icono. A principios del siglo 21 empiezan a nacer niños afecatados por la enfermedad del silencio, incapaces de comunicarse por la vía de la palabra pero que establecen alianzas entre ellos que escapan a la comprensión del resto de los humanos… ¿Cómo explicar la historia de una generación incapaz de explicarla por sí mismos con palabras? El nivel de reflexión al que te conduce “La Historia Silenciosa” es intenso… Pero igual de intenso es el nivel de disfrute lector. Win win. [RDT]

[divider]

los-jardines-de-la-disidencia

2. LOS JARDINES DE LA DISIDENCIA / Jonathan Lethem (Random House).Los Jardines de la Disidencia” podría haber caído en la trampa de tomarse al pie de la letra su propia sinopsis: una visión de la historia de los idealismos políticos estadounidenses del último siglo a través de las militancias en diferentes movimientos de diversos miembros de una misma familia. Descrito así, en dos líneas, este plot bien parece el sueño húmedo de cualquier aspirante al Pulitzer: lo único que hay que hacer es clarificar líneas narrativas, dejar la cronología bien masticada, hacer que todo fluya y, sobre todo, introducir una cantidad obscena de detalles históricos que dejen bien claro que el autor sabe de lo que habla. Pero resulta que a Lethem no le importa un pepino eso del Pulitzer, así que transforma “Los Jardines de la Disidencia” en algo completamente diferente. La estructura de esta novela huye completamente de una línea argumental cronológica nítida, y prefiere optar por un batiburrillo de capítulos aparentemente inconexos los unos de los otros, cronológicamente caóticos, que actúan como micro-pinceladas de las existencias de los diferentes miembros de una misma familia. Aun así, el orden acaba por revelarse mucho menos azaroso de lo que parece, y ciertos episodios arrojan verdaderas iluminaciones sobre incógnitas que habían quedado abiertas con anterioridad… [leer más]

[divider]

historias-de-amor

1. CANCIONES DE AMOR A QUEMARROPA / Nickolas Butler (Libros del Asteroide). Qué desarmante resulta leer un libro como “Canciones de Amor a Quemarropa” y recordar que la buena literatura es la más sencilla, la más transparente. Que un escritor puede llegarte al cerebro a través de múltiples complicaciones de la forma (puesto que ya no hay espacio para revoluciones en el fondo), pero que resulta mucho más efectivo cuando directamente te llega al corazón. Y al corazón no se llega con artificios, sino con sinceridad. En la pluma de Butler no hay tinta: hay sinceridad del color de la sangre, de la textura de las lágrimas, del calor de la amistad y de la viscosidad del amor. Esta historia de un grupo de amigos de la infancia que se enfrentan a la edad adulta no tiene nada de complicado ni de revolucionaro: su retrato de una edad en particular (los treinta que van camino de los cuarenta) es frontal y translúcida, dejando al descubierto los peligros de la melancolía, la imposibilidad de vivir sin lazos fuertes hacia amigos y hacia amantes. Y aunque todo lo dicho parezca algo sencillo y mil y una veces practicado, lo impactante de “Canciones de Amor a Quemarropa” acaba siendo el cómo se explica: esa sensación que tienes cuando lees a alguien y te das cuenta de que está hablando dentro en tu cabeza, de que todo es tan natural que se confunde con la realidad, de que todo fluye de una forma prístina a la que la cultura de lo “post” nos está desacostumbrando. La literatura necesita más plumas como la de Nickolas Butler. El mundo necesita más voces como la suya. [RDT]

[Raül De Tena + José de María Romero Barea]

Suscríbete

Suscríbete a nuestra Fantastic Newsletter

By checking this box, you confirm that you have read and are agreeing to our terms of use regarding the storage of the data submitted through this form.