Fotografia, moda, cultura, pintura, collage… Todo junto y revuelto en el sugerente arte de Ernesto Artillo

No se nos ocurre mejor momento que el mes del Orgullo LGBTIQ para festejear la obra de Ernesto Artillo que mezcla foto, moda, cultura, pintura y collage.

 

Tenemos que reconocer que, cuando publicamos este artículo sobre cinco personalidades imprescindibles de la comunidad LGBTIQ que iban a ser galardonadas con un Premio AT en el pasado ARN Culture & Bussiness Pride de Tenerife, dejamos a Ernesto Artillo fuera de nuestra selección con una idea en mente: celebrar su figura más tarde con un artículo dedicado en exclusiva a su obra. Porque, además, no podía existir mejor momento para dedicarle un artículo a Ernesto Artillo que este junio ampliamente conocido por ser el mes del Orgullo LGBTIQ, ya que al artista le concedieron ni más ni menos que el Premio AT Nuevo Talento. Ahí queda eso.

No era para menos… El artista, malagueño de nacimiento pero madrileño de adopción, ha protagonizado una de esas carreras fascinantes por lo que tienen de ir construyéndose delante de tus narices. Al fin y al cabo, la trayectoria de Artillo arrancó en su propia casa, donde su padre le instruyó en las técnicas del collage y la pintura; pero pronto empezó a transcurrir por otros caminos que lo acercaron al mundo editorial y de la moda. Ernesto incluso llegó a trabajar en una revista de tendencias internacional, donde no se arremangó a la hora de enfrentarse a tareas tan dispares como entrevistar a estrellas de la cultura pop o diseñar shootings de fotos.

A todo eso hay que sumar sus estudios en publicidad, donde empezó a practicar una fotografía que poco a poco fue dirigiendo hacia la moda. Y, con todos estos elementos, ¡zas!, puedes armar un puzzle pluscuamperfecto que no es otra cosa que el propio arte de Ernesto Artillo. Puro siglo 21 en el que el arte no entiende de técnicas ni géneros, donde las fronteras se desdibujan para crear post-imágenes que desafían a la realidad mientras practican el hiperrealismo. Una lucha de contrarios en la que no hay tensión alguna, sino una fluidez extrema que habla con elocuencia de cómo el cerebro aprehende las imágenes en la era de Internet.

Fotografía, publicidad, pintura, moda, cultura, collage… Todo convive en la obra de Ernesto Artillo como una especie de caldero mágico del que solo se puede extraer una fórmula: una poción puramente hipnótica que impide apartar los ojos de la obra de este artista. [Más información en la web de Ernesto Artillo]

 

No Hay Más Artículos

Send this to a friend