No sabemos vosotros, pero nosotros aún nos estamos recuperando de las descargas de adrenalina causada por “Bioshock 2”. Será por eso que el anuncio de “Bioshock Infinite” nos ha pillado un poco en pañales… La primera pregunta que hay que hacerse es: ¿por qué se opta por el “Infinite” en vez de plantar un “3” detrás del título de la ya mítica saga? La cosa es realmente interesante: puede que un poco en protesta hacia el carácter interminable de ciertas sagas, los chicos de Irrational Games han optado por lavarle la cara a su serie y situar la acción de la nueva entrega en una ciudad totalmente diferente. Adiós Rapture, hola Columbia. Más cambios: los mundos submarinos van a ser reemplazados por los de una urba flotante que, tras ser inaugurada como símbolo del poder norteamericano, desapareció entre las nubes y nunca más se supo. El protagonista llegará a la ciudad a la búsqueda de un segundo personaje que le acompañará durante la trama, amplificando sus poderes… Sí, “Bioshock Infinite” suena a lanzamiento decisivo en el próximo 2012.

No Hay Más Artículos