Esto es muy tremendo: Diesel creó su propia marca fake, llamada Deisel, y vendió su ropa en Nueva York… ¿El resultado? Que todo el mundo quiere tener ahora un Deisel en su armario.

 

Madre mía, a esto sí que se le llama rizar el rizo de forma escandalosa… La cuestión es que, durante la Fashion Week, una tienda apareció de repente en Canal Street, calle de Nueva York conocida básicamente por ser lugar de peregrinaje para todos aquellos que buscan los fakes más parecidos a las prendas ansiadas de sus marcas favoritas (pero a precios de risa, claro). La tienda que nos ocupa estaba repleta de fakes que copiaban descaradamente a Diesel pero con un cambio ligero en el orden de las letras del nombre de la firma, que pasaba a ser Deisel.

¿Dónde está el truco de todo este tinglado? Básicamente en que, tal y como puedes ver en el vídeo al final de esta noticia, Deisel es una campaña bien cachonda realizada por la propia Diesel. Y, ojito, porque la jugada no podía ser más maestra… Piénsalo. Resulta que eres Diesel y abres una tienda en Canal Street en la que vendas unas prendas bajo el nombre de Deisel. Luego revelas la verdad y también dejas claro que ha sido una acción puntual y que solo existen esas prendas que se vendieron en la tienda fake. No se fabricarán más. Nunca más.

Lo que ocurre entonces es lo que está ocurriendo ahora mismo: que la gente pierde el culo y ya empieza a haber un movimiento realmente tremendo en Internet a la búsqueda y captura de las prendas Deisel. Sea como sea, hay que reconocer que nadie gana a Diesel cuando se trata de enfocar la actualidad de la moda desde un punto de vista a la vez elocuente e irreverente… ¿Lo peor de todo? Pues que nadie duda que, visto el éxito de la acción de Deisel by Diesel, muchas van a ser las marcas que se lancen a hacer exactamente lo mismo. Pero, nada, tú recuerda quién lo hizo primero. Y ya.

Más información en la web de Diesel.

 

No Hay Más Artículos