¿Quién dijo que el otoño tenía que ser triste y oscuro? La firma americana Jimmy Choo ha unido fuerzas con el artista Rob Pruitt y han lanzado conjuntamente una colección cápsula que desprende tanto amor que es difícil de asimilar y que se llama “Devil Panda / Angel Panda“. También desprende una cantidad de flúor y colorido que, en dosis excesivas, puede provocar cáncer de colon o algo parecido. Pero, en su justa medida, resulta una colección divertidísima y alegre que nos ha parecido ideal para cerrar la semana y encarar el finde. Son una serie de piezas que tienen el incombustible sello de Pruitt, ese toque ochentoso glammy y un poco kitsch que convirtió al artista en uno de los mayores agitadores de la escena cultural neoyorquina en los 80: pandas lisérgicos, estampados de leopardo y cebra bañados en flúor vistoso y pedrería infinita en una línea que es fundamentalmente de accesorios y que incluye bolsos, zapatos, pañuelos y bisutería. Ahora que se está poniendo de moda el K-pop y la estética troniloca, esto va a triunfar como nada.

No Hay Más Artículos