Si alguna vez te has encaprichado de una de las t-shirts de American Apparel y has pensado “sic, ojalá pudiera llevar las uñas a juego”, estás de enhorabuena. La firma sacó hace unos meses una colección de pintauñas que emulan la colorida gama de tonalidades marca de la casa (cuando una entra en una de sus tiendas no sabe si está de shopping o dentro de un Pantone). Eran 18 colores vivarachos y originalísmos. Pues bien, en vista del tremendo exitazo de ventas que tuvo este primer lanzamiento, la marca anuncia que sacará al mercado 6 colores más, esta vez inspirados en los tiempos calurosos que se nos avecinan.

Alguna descreída se preguntará: ¿y por qué tengo que sucumbir a los pintauñas de una marca que no es experta en cosmética? Respuesta fácil: porque a pocos días de su debut, se vendieron más de 50.000 frasquitos. Vale, las modernas sin criterio son legión; pero, ¿tantas? Otro motivo para sucumbir son los colores en sí mismos -una gama de pasteles súper femeninos y fresquísimos- cuyos nombres son la mar de evocativos y súper específicos. O decidme si no mola que te pregunten: ¿de qué color son tus uñas? Y tú puedas decir “California Trooper” (un light kaqui ideal para el militar trend que tan al día está) o “Summer Peach”(para decir que las llevas naranja pastel). Pero el motivo definitivo para ir a una tienda American Apparel o a su store on line y gastarse los 7 euros que cuesta un frasquito es que son totally eco-chic-friendly. Siguiendo la línea de respetar el medio ambiente -muchas de sus camisetas están hechas de algodón orgánico y fibras naturales, han fabricado sus pintauñas sin formaldehído, pthalato ni tolueno, productos que suenan fatal y a tu cuerpo le caen peor. Run! Porque se agotan pronto.

No Hay Más Artículos