Que lo sepas: a partir de ahora, casi no nos verás en Facebook

Es oficial: Facebook ha decidido que dejarás de ver las noticias de medios como Fantastic Mag en tu muro… ¿Qué hacer ahora para seguir viendo los medios que te gustan?

 

Empecemos por el principio, que es por donde siempre hay que empezar… El pasado 12 de enero, Mark Zuckerberg posteaba en su perfil personal de Facebook una parrafada considerable en la que hablaba, fundamentalmente, de todo lo que podemos esperar de su red social en este año 2018 que entra. Y lo que para el común de los usuarios de la red social era una chapa más de Zuckerberg, para los medios de comunicación como Fantastic Mag fue un verdadero llevarse las manos a la cabeza y preguntar: ¿ahora qué?

Pero no avancemos acontecimientos. Aquí va el tramo del escrito de Zuckerberg que nos interesa particularmente…

 

Empezamos a hacer cambios en esta dirección el año pasado, pero llevará meses que este nuevo enfoque tenga recorrido en todos nuestros productos. Los primeros cambios que verás serán en News Feed, donde puedes esperar ver más de tus amigos, familiares y grupos. A medida que lo lanzamos, verás menos contenido público como mensajes de empresas, marcas y medios de comunicación. Y el contenido público que veas más se ajustará al mismo estándar — debería fomentar interacciones significativas entre las personas. Por ejemplo, hay muchas comunidades muy unidas en torno a programas de televisión y equipos deportivos. Hemos visto a la gente interactuar mucho más con los vídeos en directo que con los normales. Algunas noticias ayudan a iniciar conversaciones sobre temas importantes. Pero con demasiada frecuencia hoy en día, ver vídeos, leer noticias o actualizar páginas es una experiencia pasiva.

 

¿Por qué nos hemos echado las manos a la cabeza las medios de comunicación (a los que, de hecho, se nos menciona directamente por parte de Zuckerberg)? Porque, si hacemos un poco de historia al respecto de la relación entre Facebook y los medios, la cosa es un poco de traca… Todo empezó como empiezan este tipo de relaciones: con la felicidad absoluta. “Crea una página, consigue seguidores y les enseñaremos a todos tus noticias y publicaciones“. Sí, era una forma muy interesante de conseguir visitas, evidentemente, así que todos sucumbimos y nos metimos en una verdadera carrera por conseguir cuantos más seguidores mejor.

Pronto, sin embargo, la cosa se convirtió en “crea una página, consigue seguidores… y les enseñaremos tus noticias y publicaciones a una porción de esos seguidores calculada por un algoritmo que nadie sabe bien cómo funciona pero que, mira, it’s my party and I cry if I want to, así que o lo aceptas o tienes menos visitas“. Lo aceptamos, evidentemente. Y, entonces, la carrera por conseguir seguidores se transformó en otra carrera muy diferente: era la carrera por complacer al algoritmo de Facebook para que el mayor número posible de tus propios seguidores vieran tus publicaciones de forma natural (“orgánica”, que diríamos dentro del mundillo).

Si Facebook decía que iba a priorizar las imágenes antes que los estados, pues allá que íbamos todos: a publicar nuestras noticias en forma de imagen. Si decía que priorizaría el vídeo, pues todo el mundo a hacer vídeos (e incluso a adaptarlos al formato cuadrado y subtitulado que Facebook decía que le gustaba más)… Por el camino, sin embargo, nos dimos cuenta de una cosa: lo que Zuckerberg y compañía querían no era que nos ajustáramos a sus deseos, ni mucho menos. Lo que querían era, básicamente, que pagáramos. Para que te hagas una idea: la última vez que me informé a este respecto (porque, sinceramente, es algo de lo que intento informarme lo menos posible para que no se me lleven los demonios), el bienamado algoritmo de Facebook enseñaba las publicaciones de una página a un 3% de sus seguidores. Haz cuentas, porque es escandaloso.

Y no sé cómo te suena a ti esto, pero a mi me suena de la siguiente manera: “Cúrratelo para conseguir seguidores, trabaja para llenar de contenido nuestra red social y, al final, oye, paga para que esa gente que es tu seguidor vea tus publicaciones porque, si no, es que se lo vamos a enseñar a diez personas. De hecho, mira si somos buena gente que, si nos pagas MUCHO, no solo le enseñaremos tus publicaciones a tus seguidores, sino a gente que no sabe ni que existes“. Ah, claro. Por que esa es otra: tu News Feed es la prioridad de Facebook, pero solo hasta que llega alguien y pone el dinero sobre la mesa y entonces ya da igual que incluso no seas seguidor de una página, que te la van a enseñar igualmente alegando que tenéis intereses comunes. A veces mola. A veces, no. Es una verdadera ruleta rusa.

Así han funcionado las cosas… Hasta ahora. Hasta que Zuckerberg y (su) Facebook han decidido que la prioridad es expulsar del New Feeds a los medios de comunicación (y páginas diversas también). Que nadie se engañe: lo que esto significa es que, a partir de ahora, cualquier publicación de un medio llegará de forma “orgánica” a muchísima menos gente todavía… ¿Principal consecuencia? Que ya no sirve publicar un contenido interesante, relevante y que llame la atención. Hasta ahora, si te currabas un contenido de interés de tu público, sabías que de forma “orgánica” podías petarlo porque la gente lo compartiría e interactuaría con él de alguna forma u otra. Ahora parece que esto ya va a ser completamente imposible.

Lo que quiere decir realmente Zuckerberg en su texto es lo siguiente: vas a dejar de ver noticias que te interesen y sean verdaderamente relevantes, pero las noticias pagadas claro que sí que las seguirás viendo. Dicho de otra forma: verás lo que las empresas con pasta querrán que veas, pero no lo que publiquen los medios de comunicación pequeñitos e independientes, que no tendrán la solvencia suficiente para  destinar un presupuesto a alimentar el monstruo de Facebook.

Entonces, ¿qué hacer? En el hipotético caso de que, por un casual, te guste lo que hacemos en Fantastic Mag y hasta ahora confiaras en que Facebook te enseñara nuestras publicaciones, ¿cómo puedes mantenerte informado de nuestras novedades? Pues hay diferentes opciones… La primera es seguirnos en otras redes sociales como Twitter o Instagram, pero la impresión general es que Facebook simple y llanamente está abriendo camino hacia lo que será la norma en el resto de social networks. La segunda opción es subscribirte a la newsletter de Fantastic Mag para recibir un correo semanal con lo mejorcito que hemos publicado en los últimos siete días (si esta opción te mola, al final de la columna a la derecha de este mismo texto encontrarás un recuadro en el que subscribirte).

¿La mejor opción? Dejar de ser un usuario pasivo y convertirte en un usuario activo. Y esto ya no lo digo solo respecto a Fantastic Mag, sino en general respecto a todos los medios de comunicación online que te interesen: si te sientes mínimamente identificado con un medio, añádelo a la lista de favoritos de tu explorador o de tu lector de RSS y, por la gracia de tu madre, ¡visítalos con frecuencia! Es la única forma, en serio. LA ÚNICA. Entrar de vez en cuando en estos medios, darte una vuelta por ellos, ver qué han publicado últimamente, leer lo que te interese, comentar, compartir, ¡lo que sea! Pero no permitas que sea Facebook o cualquier otra red social la que elija qué enseñarte, porque al final su prioridad solo es una: la pasta. Y ya sabes cómo funcionan las cosas cuando el único motor que existe es el dinero.

No Hay Más Artículos